Actualidad

La princesa Amalia podrá ser reina si se casa con una mujer: el aplaudido cambio del Gobierno holandés

Gran avance en el colectivo LGTBIQ+ gracias al aplaudido cambio del Gobierno de los Países Bajos. Si así lo desea, la princesa Amalia de Holanda, hija de los reyes Guillermo y Máxima, no tendría que renunciar al trono si desea contraer matrimonio con otra mujer.

Lea tambiénLa reina Máxima de Holanda se cuela en Eurovisión y se lo pasa pipa

"El Gobierno cree que un heredero del trono puede casarse con alguien del mismo sexo (...) El Gobierno no entiende que un heredero del trono o un monarca tenga que abdicar si quiere casarse con una pareja del mismo sexo", escribe Mark Rutte, el primer ministro holandés, en una carta enviada al Parlamento.

Sobre los posibles sucesores que podría tener la hermana de Alexia, el político explica en el mismo comunicado: "Depende mucho de las circunstancias del caso individual".

Hay que recordar que en el año 2000, el gobierno holandés consideró que era un impedimento que un heredero o monarca decidiera casarse con otra persona de su mismo sexo. En aquel momento no se mostraron de acuerdo alegando, de forma inoportuna, que la línea sucesoria llegaría a su fin.

Lea también - Las biografías no autorizadas sobre Máxima de Holanda: de su obsesión por casarse bien al relato falso sobre su vida

Así las cosas, sostenían entonces que "la esencia de la monarquía hereditaria'" dejaría de cobrar sentido debido a que ya "no podrían surgir hijos de tal matrimonio".

Este debate sobre el futuro de la princesa Amalia ha llegado después de que se publicara el libro Amalia, el deber llama de Peter Rehwinkel, en el que el autor aborda este tema. No obstante, plantea este asunto como una simple hipótesis, sin entrar en detalles acerca de la orientación sexual que pueda tener la protagonista de la noticia.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.