Actualidad

Amelia Bono recupera la ilusión con un atractivo financiero tras separarse de Manuel Martos

A comienzos de julio Manuel Martos y Amelia Bono confirmaron su separación con un comunicado conjunto publicado a través de sus respectivas cuentas de Instagram. Tras el fin del verano, la hija de José Bono parece haber recuperado la ilusión con un directivo madrileño muy atractivo y muy bien situado.

Lea tambiénAmelia Bono y Manuel Martos, de playeo y bares en Estepona tras su separación

La revista Hola les ha fotografiado en la exclusiva urbanización de Sotogrande en Cádiz. Concretamente en el puerto, mientras daban un paseo muy entusiasmados y ajenos a las miradas indiscretas. También disfrutaron de una jornada de ejercicio en bici y de un agradable almuerzo. Por la noche también se dejaron ver juntos mientras él la agarraba por el hombro. 

El afortunado responde al nombre de Fernando Ligués y, según el semanario, tiene cuarenta y siete años. Trabaja en Madrid como directivo. Expansión asegura que es un financiero licenciado en Ciencias Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid y que estudió un máster en auditoria por el Instituto de Empresa. Ha pasado por la compañía KPMG, donde trabajó durante alrededor de diez años. Entre otros puestos, ocupó el de director senior de transacciones y reestructuraciones. En 2016 fichó como socio en Vaciero Corporate. 

Manuel Martos y Amelia Bono confirmaron su separación en julio con un comunicado conjunto publicado a través de sus respectivas cuentas de Instagram. Después de 13 años de matrimonio y cuatro hijos en común, decidieron separarse y emprender caminos distintos, aunque continúan siendo una familia unida por la felicidad de sus hijos. Tanto es así que se dijo que han compartido planes familiares durante todo el verano.

Lea también - Amelia Bono y Manuel Martos confirman su separación con un comunicado: "Nuestro amor seguirá siendo igual de importante"

La empresaria y el productor musical se dieron el 'sí, quiero' en junio de 2008 en Toledo. Tienen a Jorge de doce años, Manu de diez, Gonzalo de seis y Jaime, el pequeño, de cuatro. Por ellos principalmente tratan de mantener una relación cordial a pesar de la separación.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.