Actualidad

Nadie quiere a María Teresa Campos como vecina: el grupo de WhatsApp de los vecinos

La exclusiva difundida este fin de semana por Informalia ha levantado ampollas. Nadie quiere a María Teresa Campos como vecina. Saben que la llegada de la veterana periodista supone el añadido de los paparazzi que la persiguen. Con ello, la tranquilidad de la zona se vería perturbada enormemente.

Lea también - María Teresa Campos, gafada con el alquiler de su nueva casa: los vecinos no la quieren

Y es que la matriarca Campos está empeñada en alquilar un espacioso inmueble en una ubicación en la que viven residentes de muy alto poder adquisitivo, amantes de la discreción y enemigos de los escándalos.

Teresa ya había encontrado un piso en la misma urbanización en la que tiene el suyo su hija Terelu, pero la presión vecinal ha obligado al propietario a dar marcha atrás y no firmar el contrato de arrendamiento.

Javier M. es uno de esos residentes y confirma a Informalia lo que adelantábamos: "Ya tenemos bastante con aguantar las idas y venidas de los periodistas que hacen guardia a Terelu, como para que ahora se una un seguimiento a su madre. Es lo que nos faltaba. Esta zona ha sido siempre muy tranquila. No nos gustan esas cosas", comenta.

Lea también - El chófer de María Teresa Campos negocia una exclusiva para desmontar las mentiras de Bigote: habla él, pero cobra ella

Otros propietarios, que prefieren no hablar con los medios, han creado un grupo de WhatsApp llamado 'NoTeresa', y se cuentan cómo va el asunto, temerosos de que finalmente María Teresa Campos imponga su voluntad y se instale. "No creo que logre venir. No tenemos nada contra ella pero le ha quedado muy claro que nadie la quiere aquí", nos dicen.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.