Actualidad

Jorge Javier Vázquez consuela a Kiko Hernández en su momento más duro: "Se me rompió el alma"

Kiko Hernández atraviesa uno de los momentos más duros de su vida debido a la pérdida de tres de sus personas más importantes: primero su tía, después su gran amiga Mila Ximénez y después su otro bastón, Begoña Sierra, la dueña del bingo Las Vegas. Tras derrumbarse en Sálvame hace unos días, su amigo Jorge Javier Vázquez ha escrito unas emocionantes palabras sobre él. 

Lea también - La radical decisión de Kiko Hernández en las redes en su peor momento: "No puedo más"

"No pudo continuar Kiko mucho tiempo en plató. Absolutamente destrozado se fue a su casa después de que nos confesara que necesitaba irse del programa una temporada. Descansar. Poner en orden su mente y enfrentarse al duelo de Mila y de Begoña", escribe el de Badalona en su blog de Lecturas.

La estrella de Mediaset empatiza con el dolor que atraviesa su compañero: "Desconozco si sucederá en otros trabajos pero en el nuestro, cuando estás anímicamente destrozado, te dan ganas de abandonar. Quizás porque te sientes incapaz de participar en un show cuando estás triste. O porque lo único que te apetece es estar en un lugar en el que nadie te reconozca, un lugar en el que nadie pueda llegar a recordarte el dolor que te atraviesa. No lo sé. El caso es que muchas veces le echamos la culpa al trabajo".

Para él, trabajar con las emociones es una de las tareas más complicadas de su trabajo: "Entiendo que a todo el mundo le pasa lo mismo pero nosotros lo hacemos público y eso nos vuelve en ocasiones un poco cansinos, para qué nos vamos a engañar".

Así las cosas, habla de lo complicado que es perder a un ser querido: "No estoy criticando a Kiko. Me estoy criticando a mí mismo, sin ir más lejos. Se me rompió el alma al ver a Kiko aguantándose las lágrimas. Los duelos a nuestra edad son terribles porque empiezas a ser consciente de lo que significa la muerte. Deja de ser algo que sobrevuela sobre nuestras vidas para convertirse en una ladrona de amigos y de nosotros mismos".

Lea también: Kiko Hernández, destrozado por la muerte de Begoña Sierra cuatro meses después de perder a su amiga Mila

Jorge a sus 51 años y Kiko a sus 45 empatizan especialmente tras la muerte de su gran amiga Mila: "Hay una década en nuestras vidas, la de los cincuenta, en la que su presencia es tan constante que asusta. Y luego están los duelos por personas que han estado años a tu lado y se te van. Son duelos que se quedan para siempre. Tristezas punzantes que siempre están ahí, unas veces más llevaderas, otras más insoportables".

En este sentido, piensa que no puede ayudar a su amigo como él merece: "No puedo ayudar a Kiko, ya me gustaría. Y puedo engañarle diciéndole que con el tiempo el dolor desaparecerá porque es mentira. No desaparece, aprendes a vivir con él pero jamás dejas de echar de menos. No estoy negativo, solo estoy pidiéndole a la vida que sea un poco generosa. Que después de una tragedia nos reconforte con un golpe de luz que nos anime a seguir".

Para afrontar estos vacíos del corazón, Jorge recurre a algunos métodos como la música: "A mí me pone mucho la pila la música. Últimamente estoy escuchando sin parar Hay que vivir de Joan Baptista Humet. Me encanta cómo empieza: 'Habrá que hacernos a la idea, que sube la marea y esto no da más de sí. Habrá que darnos por vencidos y echarnos al camino que no hay nortes por aquí'. Pero sobretodo vibro con su estribillo y lo canto a todo pulmón: 'Hay que vivir, amigo mío, antes que nada hay que vivir que ya va haciendo frío. Hay que burlar ese futuro que empieza a hacerse muro en ti'. Pues eso. Hay que vivir. No sabemos para qué pero hay que vivir", sentencia. 

Kiko Hernández atraviesa el peor momento de su vida. El tertuliano ha sufrido las muertes de sus dos grandes amigas, Mila Ximénez y Begoña Sierra, la dueña del bingo Las Vegas. Además, sufre una enfermedad degenerativa llamada artritis psoriásica que se le ha agravado en los últimos tiempos.

De hecho, su estado de salud le obliga a medicarse para el dolor y también le ha obligado a dejar atrás la casa que con tanto mimo convirtió en el primer hogar de sus niñas para trasladarse a una de planta baja, pues le resulta imposible subir y bajar escaleras a diario. Kiko llevó a cabo la mudanza el pasado mes de julio y, a pesar de que se trata de una casa magnífica (un chalet de unos 700 m2 de vivienda, piscina cubierta y más de 3.000 m2 de parcela llana, con un valor de mercado actual de alrededor de 2,5 millones de euros), a Kiko le rompió el corazón tomar la decisión de mudarse.

comentarios5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

albert
A Favor
En Contra

Está bien que Maribombas tome de su propia medicína.

Puntuación 6
#1
dinero
A Favor
En Contra

A mi no me da pena un personaje como este, sin escrupulos, capaz de destrozar a cualquier èrsona. Solo le interesa seguir en su puesto y, por supuesto, el dinero.

Puntuación 6
#2
A Favor
En Contra

MENOS LOBOS!!!! EL MARIBOMBAS TENDRÁ "DEPRESIÓN ECONÓMICA" POR LO QUE TEME QUE SE AVECINA CON DEMANDAS..... POR AHÍ OIGO QUE PUEDEN SER DEMANDAS PENALES, NO SÓLO CONTRA EL, TAMBIÉN CONTRA LOS DUEÑOS DE LA PRODUCTORA, DIRECTORES, LA CORREDERA, ETC.... LA MÁS MÍNIMA PENA POR NINGUNO Y CON QUE LES CERRARAN EL CHIRINGUITO Y UNAS MULTAS SUSTANCIOSAS, YA SERÍA UN BUEN PALO!!!!

Puntuación 5
#3
A Favor
En Contra

Me cuesta pensar que alguien se haya tragado la "depresión" de este fulano..... Como toda persona perversa, sin principios ni ética, ha "explotado" la muerte de seres, supuestamente queridos, para huir como las ratas y no tener que dar explicaciones ante las demandas que le van a llover...... Cambiar "depresión" por miedo y cagalera, no cuela!!!!

Puntuación 5
#4
san martín
A Favor
En Contra

El Maribombas no da pena ni lástima. A cada cer-o le llega su san martín.

Puntuación 3
#5