Actualidad

El retorno de la 'nueva' Adele: asegura que "no era feliz" en su matrimonio y habla de su nuevo novio

Adele (33) vuelve tras seis años sin publicar disco. Y lo hace totalmente cambiada, tanto físicamente como de espíritu. Así lo cuenta ella en portada de la revista Vogue. La cantante habla sin tapujos de su divorcio de Simon Konecki, el padre de su único hijo, Angelo, de 9 años, y se muestra ilusionada por su nueva relación con Rich Paul, agente NBA.

De Konecki se separó en 2019, pero no hasta el pasado mes de marzo cuando oficializó su divorcio. Ahora, rompe su silencio para desvelar las causas de la ruptura: "Es simple: ya no me sentía a gusto. No quería terminar como otras muchas personas que conozco. No es que fuera miserable, pero me habría sentido así de no ponerme a mí misma en primer lugar. Pero la verdad es que no pasó nada malo ni nada de eso", explica Adele.

"Únicamente estaba repitiendo una rutina y no era feliz. Ninguno de los dos hizo nada malo. No nos hemos hecho daño el uno al otro", alega, asegurando que solamente quería que su hijo la viera "amar de verdad y ser amada". "Era muy importante para mí. Desde entonces esto en el camino para encontrar mi verdadera felicidad", declara.

En este punto, la estrella de la música reconoce que hubo una pequeña crisis cuando cumplió los 30 y que no dejaba de hacerse preguntas: "¿Quién soy? ¿Qué quiero hacer? ¿Qué me hace verdaderamente feliz? Todas esas cosas". Todas aquellas cuestiones se las planteó "una hermosa noche" con sus amistades. "Recuerdo estar sentada allí con dos de mis amistades y pensé: '¿Cuándo dejaré de sentirme así?'. Y ellos dijeron: 'Con el tiempo'. Y yo estaba asintiendo pero preguntando cuánto tiempo. Y uno de ellos lloró y me dijo: 'No lo sé. Aunque va a ser un largo viaje'. Y lo ha sido", rememora.

En su charla con el medio, Adele también tiene palabras para su nuevo novio: "No estoy ansiosa, ni nerviosa o agotada. Todo lo contrario. Es salvaje. Soy una madre divorciada de 33 años con un hijo, de quien es responsable. Lo último que necesito es alguien que no sepa dónde está o qué quiere. Sé lo que quiero. Y sobre todo sé lo que no quiero", dice. "Él siempre estuvo ahí, pero yo no lo veía", añade.

Estos cambios hacen que su nuevo disco no se parezca a los anteriores. Ahora se ha dado cuenta de sus errores y admite su parte de culpa: "Me di cuenta de que yo era el problema. Porque los anteriores álbumes son: '¡Tú me hiciste esto! ¡Y tú esto otro! ¡Que os jodan! ¿Por qué no podéis venir a buscarme?'. Ya luego he pensado: 'Vaya, la verdad es que el tema central siempre soy yo. ¡Tal vez ese sea el problema!'", reflexiona.

En este nuevo trabajo, no habrá referencias a su matrimonio fallecido. En su acuerdo de divorcio, Adele y Simon establecieron una cláusula en la que ella tiene prohibido hablar en sus canciones de su ruptura, algo que no pensaba hacer porque "él no es uno de mis ex. Es el padre de mi hijo".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin