Actualidad

Anabel Pantoja denuncia la ineptitud de un médico y advierte: "Que El Negro me grabe para que me veáis vomitar"

Anabel Pantoja se ha mosqueado después de acudir a la consulta de un médico de urgencias en Las Palmas por un dolor de garganta y una tos incontrolable. La sobrina de Isabel Pantoja denuncia que no ha sido atendida como es debido y ha explicado los motivos a través de su cuenta de Instagram.

Lea tambiénKiko Rivera y sus despreciables maniobras contra Anabel Pantoja para engordar su exclusiva

"No me hubiera gustado hacer esto porque respeto a las personas, pero claro, una tiene un tope. Tengo muy mala cara. Como sabéis, hace dos días acudí al hospital, nada grave, solo un dolor de garganta que tenemos todos los invitados a la boda por el relente, de los gritos, de lo que fuera… Tenía una placa y me recetó antibiótico. No me hizo nada, pero he ido a peor, he empezado con mucosidad, más tos, he llegado a vomitar por las propias arcadas que me provocaba la tos", ha explicado la colaboradora de Sálvame al comienzo de su alegato.

La influencer, que acudió al hospital privado La Roca de San Agustín, donde es la primera vez que ha tenido un problema de este tipo, no daba crédito: "He llegado a urgencias y como siempre, las chicas de recepción, me han atendido muy bien. Llega el momento en el que entro con el médico, bueno, el señor, por llamarlo de alguna manera".

Después, Anabel, que la semana pasada por fin le dio el 'sí, quiero' a Omar El Negro, describe lo ocurrido sin pudor: "Es un trabajador de urgencias que no me ha tratado bien. Me ha examinado un palito de madera de lejos, no me ha tomado la temperatura, no me ha hecho la prueba del Covid, que no pasa nada porque me la hizo dos días, pero con los síntomas que tengo, me la podría haber hecho".

La sobrinísima considera que el profesional no hizo adecuadamente su trabajo: "Al recetarme el antibiótico la otra médico, me dice que no puede volver a recetármelo. Le he pedido que me recete algún pinchazo. Me ha dicho que no puede, que me tome un Frenadol. Si vengo es porque estoy peor, no me ha dado ninguna solución. Me ha dicho que yo no puedo obligarle a nada. Yo le he dicho que ella no estaba diciéndole nada. Le he comentado simplemente lo que me hacen cuando voy a urgencias a Sevilla o Madrid".

Por último, lo ha seguido poniendo verde por el remedio que le recetó: "Me ha querido recetar Frenadol. Le he dicho que se ahorre el papelito, he puesto una hoja de reclamaciones con todos mis datos. Este médico ha sido una persona que no me ha querido solucionar mi problema con la garganta. Ha visto que estoy bien, pero cuando me de el ataque de tos voy a intentar que El Negro me grabe para que me veáis vomitar en directo. Esto es la sanidad privada, porque me da mucha pena porque en este hospital me operaron. Me ha dado vergüenza, ahora tengo que buscarme otro hospital. Tengo ahora muchas cosas que hacer y tengo que estar al 100%". 

Lea también - Chabelita defiende a Anabel Pantoja de su supuesta traición a Kiko Rivera y lo cuenta todo: así fue el reencuentro en Cantora

Aunque todavía no se ha grabado vomitando, Anabel sí lo ha hecho tosiendo: "No pasa nada señor. Este se va en nada", ha escrito irónicamente. "Primeros problemas matrimoniales", ha expresado después, haciendo gala de su humor pese a este pequeño bache.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.