Actualidad

Desvelamos el secreto más oculto de Isabel Pantoja y Encarna Sánchez

Veinticinco años después de la muerte de Encarna Sánchez, desvelamos el secreto que mejor ha guardado su amiga entrañable, Isabel Pantoja. Según nos descubre Juanele Zafra, autor del libro Directamente, Encarna Sánchez, "una persona muy cercana a la periodista almeriense llamó a Isabel para que fuera a su casa días antes de su muerte. Fue un encuentro muy triste y doloroso, y la cantante salió llorando del chalet de Encarna de La Moraleja".

Lea también - El día que doña Ana pilló a su hija Isabel Pantoja con Encarna Sánchez: "Las encontró en una habitación"

La locutora de Carboneras quería reconciliarse en el que sería su lecho de muerte con la mujer a la que tanto adoraba y de la que se distanció totalmente por culpa de ciertas controversias. La situación se agravó cuando la tonadillera comenzó una amistad muy especial con María del Monte.

Es más, como me contó en su momento Marujita Díaz, en una ocasión, Encarna y ella fueron a comer a una conocida marisquería madrileña cercana a la plaza de Castilla. La segunda vio colgada en la pared una fotografía en la aparecían Isabel y María, y le dio tanta rabia que le pidió a Maruja que la retirara, ante el estupor de quienes contemplaron tan absurda escena. Pero el carácter de la comunicadora era tan fuerte que nadie se atrevió a llevarle la contraria.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.