Actualidad

El rey Juan Carlos, angustiado por cómo será su despedida: "Tengo que pensar en mi funeral"

Este miércoles 6 de octubre, Laurence Debray ha lanzado en Francia Mi rey venido a menos, un libro en el que la periodista e historiadora repasa la vida del rey Juan Carlos a través de las conversaciones que han mantenido a lo largo de los últimos años. Tal es la relación que ambos mantienen, que incluso en el país vecino han asegurado que pueden ser más que amigos.

Lea tambiénEl rey Juan Carlos, más cerca de regresar a España: la Fiscalía se prepara para archivar la investigación sobre él

Entre otros asuntos, uno de los temas que trata la periodista es el funeral que tendrá el padre de Felipe VI, de 83 años, en España. Una despedida que genera una gran incertidumbre especialmente después de sus presuntos escándalos económicos, motivo por el que se 'exilió' a Abu Dabi hace más de un año.

Según recoge Debray, en una de las conversaciones que ambos han mantenido estos años, el rey le comenta lo siguiente acerca de las despedidas celebradas en España: "El entierro de mi padre fue muy bonito. Mientras tanto, tengo que pensar en el mío". La periodista, que también asegura que la relación con su hijo "está rota", le respondió: "¿España le organizará un funeral a su medida? ¿Quién irá?". Con esta pregunta lanzada a modo de reflexión, la francesa concluye su obra. 

Lea también - Así es Laurence Debray, la nueva 'amiga entrañable' de don Juan Carlos: francesa, casada y "enamorada" del rey

Antes de estas palabras, en el libro también recoge la charla que mantuvieron a raíz del artículo que Debray publicó el año pasado, después de que Felipe VI renunciara a la herencia de su padre por sus escándalos.

"Estoy leyendo un artículo en el que dices que si hubiera muerto antes de la cacería en Botsuana, habría muerto como un héroe. Pero lo estoy haciendo muy bien, ya sabes… ", le dijo don Juan Carlos en una llamada telefónica que el mismo le hizo. Ella le dio su particular punto de vista: "Creo que pasaste de héroe a marginado después de la caza -le responde Debray-, y debe haber sido muy brutal para ti". A raíz de este artículo, la relación entre los dos se estrechó. 

¿Cómo se encuentra el emérito?

La periodista incluso ha visitado al marido de doña Sofía en Abu Dabi: "Con él tienes que vivir como antes [...]. Hace más de un año que ya no beso a un amigo. Gracias a él vuelvo a conectar con este sentimiento furtivo de cercanía e intimidad olvidada. Encuentro al hombre espontáneo y cálido. En eso nada ha cambiado. No tiene miedo al covid, y está vacunado. ¿Ha conocido el miedo alguna vez en su vida?".

En el libro desvela cómo le ha encontrado: "El rey no viste de rey. Ni siquiera lleva camisa. Claramente, el confinamiento ha tenido un impacto en la forma de vestir de todos. Lleva un polo blanco demasiado grande, chaqueta sin mangas, pantalones de lona y zapatillas negras. Podría confundirlo con un turista estadounidense, o un banquero retirado de Manhattan que se encuentra Florida. No sé si su polo es demasiado grande o si ha perdido mucho peso". Su cambio físico es evidente y él mismo se lo confirma: "He perdido 12 kilos".

No obstante, también le aprecia alguna mejoría: "El rey ya no tiene la cara hinchada por los medicamentos. Sus manos siguen tan finas y limpias como siempre. Se ve sereno y tiene un rostro sano y ligeramente bronceado". En sus ojos, en cambio, si nota a un rey Juan Carlos diferente: "Lo único que me llama la atención son sus ojos. Si antes eran de un azul deslumbrante, ahora sus pupilas están rodeadas de gris claro. El tiempo desvanece los colores. Afortunadamente, su risa infantil, franca, gentil, ilumina la habitación de vez en cuando (...) Como para señalar que su fuerza vital permanece intacta a pesar de los imprevistos del destino".

Lea tambiénPapeles de Pandora: Corinna quería dejar al rey Juan Carlos el 30% de los ingresos de un fondo saudí si ella moría

La periodista reitera que es complicado luchar contra el paso del tiempo: "Sus prótesis le han reducido la movilidad. Se levanta dolorosamente y camina inseguro con un bastón. Entonces surge el peso de su dolor y su destino".

No obstante, asegura que su amigo se siente "a gusto con su tablet, el WhatsApp y el Zoom", avances tecnológicos gracias a los que puede seguir la misa diaria que dan desde Zarzuela. "Su capacidad de adaptarse a todas las situaciones, desde la infancia, es sorprendente. A todos los contratiempos también. Él se enfrenta con dignidad. Tiene la fuerza de los supervivientes", destaca.

En este sentido, desvela que el rey emérito está al tanto de todo lo que se dice sobre él y su familia en España: "Su lejanía no le impide estar informado de todo, en todas partes. España, obviamente, sigue siendo el centro de sus preocupaciones. El futuro de la monarquía, la primera de sus inquietudes. Pone sus cartas sobre la mesa: habla abiertamente sobre la delicada situación en la que se encuentra. Y con un cierto pudor, habla de los amigos que le han dado la espalda. Incluso aquellos que le deben riqueza y fama".

Pese a su 'exilio', Debray admite que se siente animado, al menos de cara a la galería: "La amargura nunca traspasa sus palabras. No se queja de nada, observa resignado. Definitivamente la infanta Pilar tenía razón: 'Nunca nos lamentamos en esta familia'. Y si no hay quejas, tampoco hay miedo, ni siquiera al coronavirus".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin