Actualidad

Anabel Pantoja, recién casada: entre el 'quejío' y el orgasmo (by Jorge Javier Vázquez)

Anabel Pantoja ya ha tenido su fiesta deseada por su boda con Omar El Negro y ahora llega el qué dirán tras casarse dos días después de que muriera su abuela, doña Ana. Jorge Javier Vázquez toma la palabra para augurar que a su tertuliana se le vienen unas semanas de "auténtico calvario", algo que, no obstante, ella sabe llevar como buena Pantoja.

"Si yo fuera Anabel encontraría tantas razones para casarme como para no hacerlo. Pero al final me acabaría casando porque no hay nada que más rabia me dé que opinen sobre lo que hago o deje de hacer", comienza diciendo la estrella de Mediaset, que lamenta la mala suerte de que la influencer se haya quedado "sin su adorada yaya dos días antes de la boda".

El periodista es consciente de lo complicado que era para ella anular la fiesta de boda con todo preparado: "Con una celebración que implica vuelos de amigos, meses de quebraderos de cabeza preparándola, sentimientos encontrados. Viene ya de suspender dos veces por culpa de una lesión y una pandemia, que no es moco de pavo. Supongo que Anabel habrá dicho :"Ahora o nunca", aunque parece que el universo le envíe señales para que no lo haga. Ha optado por hacerlo y a ratos la vi triste, con la mirada perdida. También muy guapa cuando sonreía", escribe en su blog de Lecturas.

Tras la decisión de Anabel, Jorge Javier tiene claro que ahora "vienen curvas". Así lo explica: "Como mujer tan atormentada como dramática, después del subidón de la boda padecerá la consiguiente resaca emocional y nadie está preparado para que en situaciones como esta le llamen como mínimo pesetero. De ahí, para arriba: tanto hablar de tu yaya y tienes el cuerpo para celebraciones dos días después de su muerte, qué poca consideración con tu propia familia que no respetas su dolor. Etc., etc", declara.

Jorge Javier augura a la andaluza semanas de "auténtico calvario". "Entendamos que el cerebro de un Pantoja se rige por una serie de comportamientos que poco tienen que ver con los de la mayoría. Quiero decir que yo me casaría importándome poco el qué dirán pero Anabel es de las que se hace la fuerte de primeras pero luego tiene unos bajones emocionales escandalosos. Lo único que le puedo desear es que disfrute la boda porque le vienen unas semanas de auténtico calvario", reflexiona el presentador.

Eso sí, el catalán la ve más que preparada para combatir las críticas. Según él, le pone más un "quejío que un orgasmo". "Pero no os preocupéis porque el cerebro de un Pantoja –y más el de Anabel– está entrenado para navegar entre desoladoras aguas turbulentas. Es más, diría yo que, por las razones que sean, Anabel Pantoja está poco dotada para gozar de la felicidad. A ella le pone más cachonda un quejío que un orgasmo. Haga lo que haga yo le apoyo porque es que me hace mucha gracia y le he cogido cariño", sentencia.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Al "señorito" lo que le jode es que la gente sea feliz, no como él!!!

Puntuación 1
#1
A Favor
En Contra

Ayyy y Chiquitín, tú ni una cosa ni la otra.....

Puntuación 0
#2