Actualidad

Todos los detalles de la boda de Anabel Pantoja: discursos, menú y un recuerdo para doña Ana

Anabel Pantoja y Omar Suárez se han dado el "sí, quiero" este viernes 1 de octubre en La Graciosa, rodeados de amigos y familiares. Ha sido la boda de sus sueños: en la playa, de estilo boho-chic e informal que ha tenido momentos muy emotivos, grandes ausencias y una fiesta que promete.

Lea también: Anabel Pantoja, una novia sin padrino pero con vestido de Rue de Seine valorado en 3000 euros

La ceremonia ha estado guiada por un amigo de la pareja y han intervenido algunas de las personas más allegadas, como Merchi, la madre de la novia, o Isa P., que ha emocionado a su prima Anabel con su discurso. Los novios también han tenido palabras de agradecimiento para sus invitados y de cariño entre ellos, con promesas de futuro y de amor eterno. Anabel, de hecho, ha tenido que improvisarlas, pues la muerte de su abuela doña Ana hace tres días lo ha trastocado todo: "Sé el esfuerzo que habéis hecho para llegar aquí, muchas gracias", decía a todos sus invitados. "Quería casarme aquí porque tú (a Omar) te lo mereces, después de la pandemia, el peroné, el volcán... y tantas cosas, te merecías que estuviera aquí. Yo ya me siento de aquí, me siento en paz, me siento querida y valorada. No sé lo que durará esto, ojalá siempre, pero gracias porque me has hecho sentir la mujer más valorada, más guapa y a la que más amas, eso solo lo he sentido contigo".

Anabel ha roto a llorar al referirse a su nueva familia política: "A la familia de Omar, gracias por acogerme como una más, por cuidarme estando lejos de mi casa, os quiero muchísimo". En un momento dado, la sobrina de Isabel Pantoja ha besado una medalla colgada en una de sus pulseras y que pertenecía a su abuela, doña Ana. "Ella tenía ilusión por verme vestida de blanco, delgada, y seguro que me está viendo", ha dicho mirando al cielo.

Lea también - La Guardia Civil destroza la exclusiva de Anabel Pantoja: les obliga a retirar la carpa que les protegía de los paparazzi

Tras el típico "sí, quiero" y el intercambio de alianzas, los novios han sellado su amor con un abrazo y un beso. Después, todos se han dirigido a Casa Enriqueta, uno de los restaurantes favoritos de los novios. El menú era típico canario: unos entrantes de papa arrugá con mojo picón verde y rojo, un variado de queso frito y asado y como plato principal dos arroces, especialidad de la casa, arroz negro y arroz caldoso. Para terminar, un polvito uruguayo con dulce de leche.

Las primeras en lanzarse a la pista de baile han sido Belén Esteban y Raquel Bollo, a las que Anabel ha definido como "más que amigas, familia". La novia, para estar más cómoda, se ha quitado las mangas y la cola del vestido, firmado por la neozelandesa Rue de Seine. Para la exclusiva de la revista Hola ha lucido uno de Virginia Abzueta.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin