Actualidad

Kiko Rivera entra en Cantora para reencontrarse con su madre y darle el abrazo tan deseado

Ha pasado casi un año desde que se desatara la guerra total entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja. Meses de ataques, amenazas, pullas e insultos que finalizaban este jueves con la muerte de doña Ana, madre de la tonadillera. Tras la dramática noticia, el DJ sacó la bandera blanca y aseguró querer dar un abrazo a su madre. Por ello, voló desde La Graciosa, donde se encontraba para asistir a la boda de Anabel Pantoja, hasta Cantora, lugar al que llegó pasada la una de la madrugada.

Lea también - Isabel Pantoja, ausente en el tanatorio mientras sus hermanos se niegan a compartir sala

Madre e hijo se han reencontrado en un día muy duro para los dos porque, a pesar de las dudas, la puerta de la finca sí se abrió y le permitió pasar. Kiko iba de copiloto de su íntimo amigo Manuel Bollo, hijo de Raquel Bollo. Junto a ellos, pero en otro coche, llegaron a Cantora Isa Pantoja y la propia Anabel. Raquel también les acompañaba.

Lea también - Guerra en Cantora: Isabel Pantoja sí quiere ver a su hijo, pero Agustín no le deja entrar en la finca

Antes de partir de Canarias, el marido de Irene Rosales ya dejó claras sus intenciones a través de un audio publicado en Sálvame: "Si me dejan pasar, le daré un abrazo a mi madre y me iré. Y si no me dejan pasar, iré igualmente", dijo el artista, que quería estar con su progenitora en un día tan duro.

Visiblemente triste y cansado tras un viaje tan largo, Paquirrín llegó a la finca y accedió dentro de la misma tras muchísimo tiempo sin hacerlo. Su hermana y su prima, también destrozadas, lo hicieron instantes después. Kiko permaneció en el interior de Cantora unas dos horas. Abandonó la finca en torno a las cuatro de la madrugada, según ha contado el periodista José Antonio León en sus redes sociales. Allí también se encontraba su tío, Agustín Pantoja, con quien mantiene un gran enfrentamiento.

Lea también - El búnquer de Cantora esconde los secretos de los últimos meses de vida de la matriarca doña Ana

Lo que pasó dentro es un misterio que se desentrañará en las próximas horas, pero lo cierto es que el DJ dio el primer paso para una paz familiar que parecía imposible antes del fallecimiento de doña Ana.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin