Actualidad

El príncipe Andrés vende su lujoso chalé suizo por 20 millones de euros para saldar sus deudas

El hijo de la reina Isabel II se enfrenta a una de las épocas más cruciales de su vida. Acusado de abusos sexuales y apartado de sus funciones oficiales por el momento, se ha visto obligado a obtener liquidez para hacer frente al coste de su defensa. El príncipe Andrés ha vendido un chalé que tenía en propiedad con su exmujer, Sarah Ferguson, y que les tenía enfrentados a su antigua dueña. Dos pájaros de un tiro.

Lea también - El príncipe Andrés, demandado por agresión sexual: una víctima de Epstein le acusa

Se trata de una exclusiva mansión situada en Verbier, Suiza, que adquirió en 2014 junto a su ex mujer para dejar en herencia a sus hijas. Entonces solicitaron una hipoteca y desembolsaron tres cuartas partes del precio total, pactando con la antigua propietaria, Isabelle de Rouvre, pagar el resto en un plazo de cinco años que no cumplieron. La socialité francesa perdió la paciencia y les demandó hace 18 meses. Ahora, han encontrado un comprador que quiere la casa por 20 millones, cantidad suficiente para saldar su deuda con Rouvre y afrontar los gastos de su próximo juicio.

La vivienda ha sido testigo de varias escapadas familiares. Los duques de York pasaron varios periodos vacacionales esquiando con sus hijas, Beatriz y Eugenia, e incluso el príncipe Harry disfrutó en ella acompañado por la que fue su novia, Cressida Bonas.

Esta casa era la única propiedad inmobiliaria del príncipe Andrés, que vive en el Royal Lodge junto a Sarah Ferguson. Le alquiló el recinto a su madre en 2003 por un periodo de 75 años y se comprometió a reformarlo por un valor mínimo de 8,5 millones de euros. De momento no lo ha hecho, ni se sabe cómo se las apañará para hacerlo teniendo en cuenta que ha perdido su trabajo como representante de la Casa Real.

Según el Daily Mail, desde que el príncipe Andrés dimitió para no dañar la institución que lidera su madre, tan solo percibe una modesta pensión de la Marina británica, de unos 23.400 euros anuales, y una supuesta asignación por parte de la reina Isabel II que ronda los 290.000 euros. Además, su defensa en el caso de los supuestos abusos sexuales a una menor de edad en la red de Jeffrey Epstein será muy costosa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.