Actualidad

Carla Barber muestra cómo era hace 10 años y le llueven palos por su radical cambio debido a la cirugía

Carla Barber se ha apuntado al último reto viral, 10 year challenge, que propone a los usuarios compartir una fotografía de su aspecto actual junto con otra tomada hace diez años. La doctora ha compartido una imagen junto a su hermana y el post ha generado decenas de críticas por su radical cambio, debido a los múltiples retoques estéticos a los que se ha sometido.

"Las Barber", escribía Carla, que posaba junto a Claudia Barber. La exnovia de Diego Matamoros aclaraba que "falta Rosa Barber", su madre. El cambio que se aprecia entre ambas instantáneas ha impactado a los internautas, que critican la excesiva cirugía de su rostro.

"A mi parecer, Carla se veía monísima 10 años atrás sin tanta cosa en la carita", "Estabas increíblemente preciosa 10 años atrás. Es que tenías una cara perfecta, no hacía falta tanto retoque. Pero es cuestión de gustos", "Para mí estabas más natural hace unos años... ahora no me gustas", "Los labios mucho más bonitos antes sin tanto ácido hialurónico" o "Lo que hace la cirugía...", son solo algunos de los comentarios del post.

Lea también - La estrategia de Carla Barber para evitar la censura de Instagram en sus posados al desnudo en la piscina

Pese a las críticas, Barber nunca ha negado los diversos retoques que se ha hecho. Hace poco más de un año, enumeró, uno a uno, todos los tratamientos a los que se ha sometido en rostro y en cuerpo. Según desveló, en total eran once: rinoplastia, relleno de ojeras con ácido hialurónico, toxina botulínica para el bruxismo, infiltraciones de bótox en las cejas, tratamientos de láser, radiofrecuencia y skinboosters, tratamientos anti radiación solar, retoques en pómulos y mentón, relleno de labios y microblading de cejas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.