Actualidad

Paz Padilla celebra su cumpleaños con un fiestón lleno de rostros de Sálvame, regalazo de Paolo Vasile y una gran ausencia

No todos los días se cumplen 52 años y Paz Padilla ha celebrado su aniversario este domingo por todo lo alto. La presentadora ha reunido a sus mejores amigos, muchos de ellos del universo Sálvame, en su tierra natal, Zahara de los Atunes, donde han disfrutado de un fin de semana de lo más especial.

Compañeros de trabajo como Alonso Caparrós o el reportero José Antonio León no se han querido perder el fiestón de la actriz de La que se avecina, según se aprecia en las imágenes compartidas en la red. En las mismas, todos visten de blanco y se lo pasan bomba bailando al ritmo de la música.

Bajo las fotos y vídeos, José Antonio le dedicaba unas conmovedoras palabras: "Un alma buena y pura siempre arrasa fulminantemente el hastío y la oscuridad para llenar de luz y brillo todo su entorno. ¡Feliz cumple Paz Padilla y a tu Antonio! Hoy este grupito ha brillado gracias a ti y la bondad ha salido victoriosa. y eso es solo proeza de los genios como usted Mari Paz. Te queremos, a ti y a una familia que tienes maravillosa", escribía.

Lea también - Piden el despido inminente de Paz Padilla por cuestionar si una violación en el ámbito familiar debe denunciarse

En su señalado día, Paz ha recibido un gran ramo de flores, pero se desconocía quién lo había mandado. "¿Paz pero quién te lo ha regalado?", le preguntaba una amiga, a lo que ella resolvía el enigma: "Paolo Vasile, mi jefe", decía mientras posaba con el ramo.

Uno de los detalles que ha llamado la atención ha sido la ausencia de su hija, Anna Ferrer, quien se ha ido a vivir a un piso de Madrid junto a su novio, Iván Martín. Este podría ser uno de los motivos por el que se ha perdido el fiestón de su progenitora.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.