Actualidad

La verdadera Misión Imposible para Tom Cruise es sentar la cabeza en el amor: rompe con Hayley Atwell

Tom Cruise vuelve a fracasar en el amor a sus 59 años y se separa de Hayley Atwell, veinte años más joven, después de un año juntos. El protagonista de Nacido el 4 de julio (que nació un 3 de julio) ha decidido que a partir de ahora será solo amigo de la actriz londinense con la que comparte cartel en la última entrega de Misión Imposible, la séptima de la saga basada en la serie de televisión emitida entre 1966 y 1973.

Volver a ser "solo amigos" es la decisión que habrían tomado ambos, según publica The Sun. Una fuente citada por el diario británico explica que para el ex de Nicole Kidman el romance a ido perdiendo fuerza "a medida que el rodaje de la última película ha ido terminando" y añade que ahora "han decidido volver a ser amigos". Ambos iniciaron este romance durante la pandemia, momento en el que vieron cómo su mismo proyecto sufría retrasos en el rodaje y en la fecha de estreno. "Sus horarios de rodaje son muy complicados, y Tom tiene una serie de compromisos ahora, además de estar siempre rodando en helicópteros y aviones privados", señala para justificar el final de este noviazgo, nunca confirmado por los protagonistas.

El noviómetro de Cruise

El noviómetro de Tom Cruise da para llenar un Hola de celebridades y hacer varias películas. Una de las primeras novias conocidas de Tom Cruise fue Melissa Gilbert (Laura Ingalls en La casa de la Pradera). Salieron a principios de los 80, siendo adolescentes. "Nos besamos pero no hubo sexo. Él besaba bien. Él era un actor hambriento y en apuros. De hecho le compré su primera vajilla", relató la hija de Michael Landon.

Después, Cruiser vivió un breve romance con Heather Locklear, la protagonista de Melrose Place. También salió con Rebecca De Mornay, con quien trabajó en Risky Business (1983). "Maduró conmigo porque estuvimos juntos dos años y medio después de la película", recordó la actriz de La mano que mece a cuna (1992) en una entrevista hace tres años. Rompieron cuando él empezó a grabar Top Gun.

El actor nacido en Siracusa, en el estado de Nueva York, también vivió un romance con Cher, 16 años mayor que Cruise, en 1985. "Un grupo de gente disléxica fue invitada a la Casa Blanca, y Tom y yo somos disléxicos. Empezamos a salir después, pero sin duda hubo una conexión", contó la cantante, que llegó a  convivir con Cruise. "Viví en su apartamento. Estaba loca por él. Era maravilloso", declaró en una entrevista a Oprah Winfrey.

Mimi Rogers fue su primera mujer. La conoció en 1985 pero no pasaron por la vicaría hasta mayo de 1987. Se divorciaron en 1990. La actriz fue quien le introdujo en la Iglesia de la Cienciología.

Tom volvió a casarse en 1990 con Nicole Kidman, a quien conoció en el casting de Días de trueno (1990). "Él me sorprendió. Me enamoré loca y apasionadamente. Me consumió. Estaba desesperada por tener un bebé con él. No me importaba si estábamos casados. Eso es lo que desearía haber hecho", explicó ella en su día. Su historia de amor duró once años. Juntos adoptaron a Connor y Bella.

Tom Cruise salió tres años con Penélope Cruz. Lo suyo empezó en el set de Vanilla Sky (2001). Anunciaron su ruptura en 2004. "Siguen siendo buenos amigos y todavía hablan a menudo. No hay otra persona involucrada", aclaró no hace mucho un portavoz de quien hoy es la mujer de Javier Bardem.

El tercer matrimonio de Tom Cruise llegó en 2006, cuando se casó con Katie Holmes. Fueron padres ese mismo año con la llegada de Suri, pero se divorciaron en 2012. La militancia de Cruise en  la Cienciología tuvo que ver en la ruptura. "No quiero que ese momento de mi vida me defina. Era actriz antes, fui actriz durante y seguí siendo actriz después", declaró la protagonista de Dawson crece tras la sonada separación.

Pero Cruise ha sido relacionado con otras muchas famosas como Cameron Diaz, Laura Prepon o Vanessa Kirby, quien también forma parte de la saga Misión Imposible.  Atwell ha sido su último fracaso.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.