Actualidad

Fernando Martínez de Irujo desvela una nueva crisis en la Casa de Alba: "Estamos parcialmente unidos"

El duque de San Vicente de la Barco acudió este jueves al estreno de la nueva temporada del Teatro Real en Madrid y dejó a los periodistas con la boca abierta al desvelar que su familia no atraviesa un buen momento: "Estamos unidos parcialmente. Siempre unidos del todo nunca se está pero no pasa nada, es cuestión de tiempo".

La información ha causado sorpresa pues parecía que la familia, tras superar algunas diferencias y enfrentamientos, volvía a ser todo paz y amor. No es así. Eso sí, Fernando no ha querido especificar quiénes de sus hermanos están ahora distanciados, aunque todo apunta a que son Carlos Fitz-James Stuart, el duque de Alba, y Cayetano Martínez de Irujo, duque de Arjona.

Lea también: Cayetano Martínez de Irujo, más recuperado, recibe a su hermano Carlos en su latifundio sevillano de Las Arroyuelas

Los problemas entre el mayor y el menor de los hijos varones de Cayetana de Alba vienen de lejos. Se remontan a la muerte de la propia duquesa y la herencia que dejó para ellos, pues Carlos Fitz-James Stuart, como cabeza de la Casa de Alba, introdujo algunos cambios que no gustaron al ex de Genoveva Casanova y que le ocasionaron algunos problemas económicos que le costó superar. "No he tenido más remedio que vender mi negocio de productos gourmet porque mi hermano no ha dado ninguna facilidad. Todo ha sucedido de forma opuesta a como yo había imaginado y mi madre también. Una marca que ofrecí a mis hermanos para que entre todos la sacáramos adelante y ninguno quería contraer ningún riesgo", dijo hace unos años.

No solo chocó con sus hermanos en el terreno laboral y económico, sino también en el personal. En septiembre de 2019, publicó unas memorias en las que sus hermanos mayores no salían bien parados: "Él es el eslabón perdido. Era el más pasota, el más reivindicativo, y al final es pura contradicción y mi pobre madre lo sufrió los últimos años", dijo entonces sobre su hermano Jacobo, conde de Siruela.

El delicado estado de salud de Cayetano, que en los últimos años ha sido intervenido de urgencia en varias ocasiones por graves oclusiones intestinales, han ido acercando posiciones y limando asperezas por causas mayores, pero parece que ahora las rencillas vuelven a estar presentes en Liria.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.