Actualidad

La exmujer de Santi Cañizares reconoce que está "abierta al amor" tres meses después de su divorcio

Mayte García, exmujer de Santiago Cañizares, toma la palabra tres meses después de mandar un comunicado en el que anunciaban su divorcio tras 13 años de matrimonio y cuatro hijos en común. Uno de ellos, el pequeño Santi, murió en marzo de 2018 con tan solo cinco años por un cáncer contra el que luchaba desde hacía tiempo.

En el comunicado, Cañizares anunciaba la separación y pedía respeto para los suyos: "Tanto Mayte como yo, queremos comunicaros que estamos pasando por un proceso de separación. Por el respeto, cariño, y apoyo que nos habéis procesado sobre todo en los momentos duros, nos sentimos en la obligación de ser nosotros quien os lo transmitamos. Hemos intentado ser un ejemplo para nuestros hijos, familia y amigos. Y es nuestro objetivo tratar de seguir siéndolo", explicaba en las redes sociales.

Esta misma semana ha sido Mayte quien ha roto su silencio y le ha deseado toda la felicidad a su exmarido: "Le deseo lo mejor y que sea muy feliz porque los dos nos los merecemos", ha declarado durante la presentación de la nueva marca de vinos, Matteo.

Lea también - Santiago Cañizares y Mayte García hacen cuentas tras su separación: una empresa inmobiliaria y una fortuna de 16 millones de euros

"Los padres somos el ejemplo para los hijos y cuando ven tranquilidad están en paz. Los niños disfrutan de Santi y de mí, ya sea juntos o separados. Somos una familia unida y somos personas fuertes que hemos pasado situaciones complicadas y eso te hace crecer como persona", ha alegado García.

En estos momentos, el objetivo de ambos es el bienestar de sus tres hijos. Mayte descarta una posible reconciliación, pero ha dejado claro que está abierta al amor: "La vida te sorprende, tuve 4 hijos, la vida me quito uno, cómo voy a decir que no estoy abierta al amor", ha sentenciado, ilusionada con el futuro.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.