Actualidad

Tregua para Ainhoa Arteta mientras Matías Urrea consulta con el exmarido de Begoña Villacís si tiene derecho a hablar en televisión

Ainhoa Arteta ha reaparecido en Madrid, tranquila, sonriente y con muy bien aspecto. Las redes sociales de Emiliano Suárez muestran a la soprano vasca cenando en casa de su amigo y la esposa de Emiliano, Carola Baleztena, con alguna otra gente cercana. La cantante tiene un dedo de la mano derecha vendado, probablemente aquel del que los médicos se vieron obligados a amputarle una falange, porque se había necrosado por una infección generalizada, aparecida cuando se recuperaba de un cólico nefrítico.

Lea también - Matías Urrea no tiene miedo a lo que cuente Ainhoa Arteta en sus inminentes memorias

Arteta recupera la salud y la sonrisa y Emiliano, gran amante de la ópera, contará sin duda con ella para una de las funciones de Garage Lola, el local abierto por el antiguo relaciones púbicas de su familia, los joyeros Suárez, reconvertido ahora en promotor musical en este garaje del barrio de Tetuán, donde se celebran óperas, exposiciones y encuentros culturales de tipo alternativo. La madrina de Garage Lola fue Ainhoa y sin duda volverá pronto a participar en algún recital.

La guerra entre la soprano y su pseudo-marido, Matías Urrea, vive una calma, aparentemente tensa. No ha habido denuncias de uno y otro, el préstamo de 42.000 euros que solicitó el capitán de navío para gastos de su (no) esposa, y que debe devolver aunque se los haya gastado ella, no ha sido reclamado, y tanto uno como otro no han dado públicamente sus respectivas versiones de la separación y la tormenta mediática desatada al hacerse pública.

Pero Informalia ha podido saber que se trata solamente de una tregua. Matías, que tenía una cita el sábado con el plató de Sálvame, no pudo cumplir su compromiso con el programa, donde daría a conocer sus quejas por el trato que habría recibido de Ainhoa. Como adelantamos en primicia y luego confirmaron Terelu Campos y Mediaset, sus superiores le prohibieron hablar bajo pena de ser sancionado o expulsado de la Armada.

Sin embargo, no se ha dicho todavía la última palabra sobre si un militar tiene o no derecho a la libertad de expresión de cualquier ciudadano, cuando lo que expresa es sobre su vida personal y no sobre su condición laboral.

Lea también - Confirmado: Matías Urrea, vetado por Defensa, no fue a Telecinco a hablar de Ainhoa Arteta

Urrea y su abogada Teresa Bueyes se proponen consultar con el abogado Antonio Suárez, exmarido de la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, un experto en jurisdicción militar, donde empieza y acaba este derecho que protege la Constitución. Y a la vista de lo que aconseje este prestigioso abogado, Urrea tomará la decisión de hablar. O callarse para siempre.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin