Actualidad

La nieta de Lola Flores que se llama como ella y triunfa detrás de las cámaras

Se llama Lola, igual que su abuela, y es hija de Rosario Flores y su ex Carlos Orellana. La nieta de La Faraona Lola Flores es una joven inquieta que ha heredado en los genes maternos su amor hacia el mundo artístico. Pero su éxito está detrás de las cámaras, tal y como demostró con su buen hacer como asistente de dirección en la serie Juego de Tronos, en HBO, o en Dime quién soy, de Movistar.

Lola Orellana González, al contrario que sus primas, Elena Furiase y Alba Flores, huye sistemáticamente del universo mediático que rodea a su familia, y hace una vida normal al lado de su novio, el músico Antonio García Iguaz, vocalista del grupo Naked Family.

Cuentan sus amigos que le gusta cantar y que toca muy bien la guitarra, pero son muy pocos los que pueden disfrutar de esas facetas. En su mente, de momento, no entra la intención de pasarse al lado profesional, pero sabemos que admira a su abuela, su madre y su tía Lolita.

Sus seguidores de las redes sociales la conocen por su apodo, la India Gitana, clara referencia a los orígenes paternos y maternos, pues su progenitor es oriundo de un pequeño pueblo boliviano y su madre tiene raíces gitanas.

Carlos se dedica hoy en día a la biodanza y es padre de otros dos hijos menores de edad. Su relación con Rosario es muy y, según el mismo asegura, "nos queremos mucho".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.