Actualidad

Escándalo en Bosnia: Djokovic, pillado con un militar del sangriento genocidio de Srebrenica

Novak Djokovic va camino de convertirse en el mejor tenista de la historia. Sin embargo, hay cierta división tanto en su país como en el resto del mundo entre los que apoyan al crack y los que le critican, en parte por sus actitudes fuera de la pista. En esta ocasión, ha sido pillado compartiendo mantel con uno de los militares que participó en el genocidio de Srebrenica, en el que fallecieron más de 8.000 bosnios.

Nole aparece en la foto junto a Milan Jolovic, excomandante de la unidad paramilitar conocida como los Drina Wolves, que participó en el genocidio, uno de los episodios más sangrientos de la Guerra de Bosnia. El deportista y el militar disfrutaron de un almuerzo durante las vacaciones de Novak en Bosnia-Herzegovina.

Jolovic fue uno de los hombres que salvó la vida del ex general serbio Ratko Mladic, quien sí fue condenado por genocidio y crímenes de guerra en 2017. 25 años después de aquello, el militar sigue negando que se produjera este genocidio.

Lea también - La mujer que consuela las lágrimas de Djokovic tras perder una oportunidad histórica en el US Open

La imagen ha generado una enorme polémica a nivel mundial. Por supuesto, en Bosnia ha provocado un auténtico escándalo. El bosnio Dragan Bursac ha cargado con dureza contra el tenista: "Djokovic podría haber sido el mejor de todos los tiempos, representar a todo el planeta y ayudar de mil millones de formas. Sin embargo, comparte condecoración con los criminales de guerra Radovan Karadzic y Ratko Mladic, canta en la boda de los Dodik y come con los militares que organizaron el genocidio. Podemos decir que el mejor tenista del mundo, fuera de las pistas de tenis actúa como el ministro del Interior de Serbia", ha declarado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.