Actualidad

Ainhoa Arteta tiene al 'enemigo' en casa: su hija podría ser el 'topo' que filtra la intimidad de la soprano a la prensa

La separación entre la soprano y Matías Urrea sigue dando que hablar. Este fin de semana, las insinuaciones y acusaciones por ambas partes a través de terceros han llegado a tocar la línea roja, pues afirman que existen hasta 80 imágenes en las que aparece el militar muestra una serie de lesiones, que éste habría intentado vender unas imágenes de Ainhoa Arteta enferma en el hospital o incluso se ha hablado de infidelidades. Este lunes, la situación ha dado un nuevo giro de tuerca gracias a un nuevo dato: el topo que filtra toda esta información podría ser la propia hija de Arteta.

Lea también - Confirmado: Matías Urrea, vetado por Defensa, no fue a Telecinco a hablar de Ainhoa Arteta

Ha sido Kike Calleja quien señalaba en Sálvame que "alguien muy cercano a Ainhoa, de su familia, estaría traicionando a la artista", pero Belén Esteban se ha encargado de señalar a Sarah: "Todo el mundo sabe quién es su hija. Es la que va contando todo, vamos a hablar claro porque quedamos fatal".

Arteta tiene dos hijos, el pequeño Iker, de 11 años, fruto de su relación con el jinete Jesús Garmendia; y Sarah, de 21, hija del barítono Dwayne Croft. Precisamente ella se ha convertido en el mayor apoyo de Ainhoa en las últimas semanas, pues desde que su madre enfermó no se separa de ella ni un segundo. La joven, que se ha trasladado a San Sebastián para cuidarla, sigue los pasos profesionales de la vasca: toca la guitarra y el piano y ya ha grabado algunos temas con Sony Music, aunque lo suyo no es la lírica sino el pop.

De ser cierto que Sarah está traicionando a su madre sería un gran palo para ella, pues la postura de Arteta estos días es clara: silencio absoluto, discreción y concentración en su recuperación.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.