Actualidad

La angustia de Lydia Lozano: su familia, a los pies del volcán Cumbre Vieja de La Palma

La erupción del volcán Cumbre Vieja, en la isla de La Palma, tiene conmocionada a toda España. Tras 50 años de inactividad ha vuelto con siete lenguas de fuego que está arrasando con la zona de El Paso, donde nació hace 60 años la periodista Lydia Lozano y a donde viajó con Bertín Osborne para recordar los mejores años de su vida. Precisamente su primo, reportero gráfico en la isla, cubre la noticia a escasos metros del fuego.

Ha sido él quien ha confirmado en Sálvame que su familia se encuentra bien. Por fortuna, y a pesar de que viven a los pies del volcán, la lava no ha causado daños en sus casas: "Por suerte estamos todos bien, no hemos sido desalojados por el momento, hemos tenido suerte". A pesar de que Lydia no visita La Palma desde hace una década, sigue estando unida a sus raíces y está pasando días de verdadera angustia por los suyos, ya que tal y como han aventurado los expertos, la situación podría durar hasta ocho semanas y las lenguas de lava, que ya han llegado a las zonas urbanas, avanzan un metro cada tres minutos aproximadamente.

Lea también - Lydia Lozano se derrumba al recordar a su hermano fallecido: "No he superado su duelo"

Muchos rostros conocidos, como Sara Sálamo ("El corazón encogido"), Alejandro Sanz o Helen Lindes, han querido mostrar su solidaridad con el pueblo canario a través de las redes sociales, enviando su cariño.  "La naturaleza es furiosa e impredecible. Hoy la isla de La Palma llora ríos de lava", ha escrito la modelo canaria. "Cuando creces entre volcanes siempre tienes la fantasía de que podrías vivir una erupción. Es un miedo que se esconde en lo más profundo de tu ser. Hoy la pesadilla se ha hecho realidad y es mucho más terrible de lo que podríamos haber imaginado. Todo mi ánimo a La Palma y a sus gentes, que han visto desaparecer sus casas y sus tierras delante de sus ojos. Lo siento en el alma".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.