Actualidad

Paloma Cuevas muestra todos los detalles de la comunión de su hija: "La vida se hace siempre de momentos"

El pasado 11 de septiembre Paloma Cuevas, que cumplió los 49 ese mismo día, y Enrique Ponce (49) se reencontraron en la comunión de su hija Bianca. Algo más de una semana después, la cordobesa se ha emocionado en Instagram recordando este día tan especial para ella y su familia.

Lea tambiénPaloma Cuevas celebra sus 49 además de la Comunión de su hija Bianca

"La vida se hace siempre de momentos y ver recibir la Primera Comunión a un hijo es de los más bellos que podemos vivir. Mil gracias mi queridísima Rosa Clará, por poner en su vestido tanto cariño e ilusión como nosotras. Mi eterna gratitud", escribió Paloma este domingo junto a varias fotos de su hija, de espaldas, recibiendo la primera comunión. 

El vestido lo diseñó la propia Paloma con su gran amiga Rosa Clará, con quien se compagina a las mil maravillas en el terreno profesional. Con ella sacará adelante su colección de fiesta. La idea de trabajar con la barcelonesa ya se había gestado hace años, cuando la empresaria de moda nupcial, amiga de la ex de Enrique Ponce, la animaba a que hicieran algo juntas, tal y como contamos en primicia en Informalia

Lea también - Hace 20 años: de Belén Esteban a Rocío Carrasco, Enrique Ponce y Paloma Cuevas: ¿cómo era la vida de nuestros famosos cuando el 11-S?

Volviendo al diseño que confeccionaron expresamente para la pequeña de la casa, se trata de un vestido de silueta fluida con delicados botones en la falda y en la zona de la espalda. Lo decoran unos bordados artesanales que hacen del vestido una pieza única. El peinado, una trenza, corrió a cargo de otra amiga de Paloma, Rosa María Belmonte. El tocado de margaritas fue diseñado por Jimena Rilova.

Entre el resto de detalles que compartió, se encuentra la tarjeta de invitación a la comunión. También la disposición del altar, ubicado en el jardín de Cetrina. Colocaron sillas de color blanco divididas en varias filas y mesas del mismo color alrededor de la piscina para degustar la cena. 

La ceremonia y la celebración tuvieron lugar en la finca Cetrina, propiedad de Enrique Ponce (y solo de él) tras el reparto de bienes acordado en el divorcio del torero y la socialité cordobesa. Hasta allí no se desplazó Ana Soria, la joven novia del torero con la que comenzó a salir nada más separase de la mujer con la que estuvo unido casi un cuarto de siglo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin