Actualidad

Dabiz Muñoz recurre a Ana Botín tras el fiasco de su restaurante en Londres: así trata de solventar su deuda

Dabiz Muñoz se coronó la semana pasada como Mejor Chef del Mundo en Ámsterdam, aunque no todo son alegrías para él. El marido de Cristina Pedroche ha tenido que pedir varios préstamos al banco presidido por Ana Botín, el Santander, tras el fiasco de su negocio en Londres por el azote de la pandemia.

Lea también - Dabiz Muñoz es nombrado Mejor Chef del Mundo y Cristina Pedroche se vuelve loca: "El puto número 1"

El Confidencial desvela que el banco le ha concedido varias líneas de crédito, que están garantizadas al 70% por el Instituto de Crédito Oficial (ICO). La primera de ellas, de 1,5 millones de euros, con un vencimiento de cinco años, el primero con carencia. 

La convenció gracias a su exitosa apuesta de comida a domicilio con DiverXo y el próximo proyecto gastronómico que tiene en mente, una nueva línea de alto nivel gastronómico en centros comerciales, de acuerdo a la misma publicación. 

Hay que recordar que, a causa de la pandemia, el madrileño liquidó en diciembre del año pasado Street XO, el restaurante que abrió con gran entusiasmo en Londres en 2016. 

Lea tambiénLa llamativa reacción de Cristina Pedroche al ver la felicitación de su enemiga Díaz Ayuso a Dabiz Muñoz

El establecimiento le generó números rojos de 6,3 millones de euros, cantidad que se corresponde en gran parte al préstamo que pidió en 2018 al BBVA para comprarle las acciones a sus socios, entre quienes se encontraban el ex jugador de baloncesto José Manuel Calderón. Según el mismo diario, el cierre le dejó un roto de 800.000 euros a la empresa del chef, Pigs Winds.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.