Actualidad

La infanta Sofía se refugia en su abuela materna, Paloma Rocasolano, ante la soledad por la marcha de Leonor

La infanta Sofía se ha quedado sola, sin la compañía de la princesa Leonor, que también es su mejor amiga y confidente. No son días fáciles para la joven, que echa de menos a su hermana, como es normal. Siempre han estado muy unidas y su relación es casi perfecta. En estos complicados momentos, la hija de los reyes Felipe VI y doña Letizia se ha refugiado en su abuela materna, Paloma Rocasolano.

Lea también - La nueva vida de la infanta Sofía sin Leonor: liberada de presión y tratando de no eclipsar a su hermana en su ausencia

Hace unos días, Sofía se quedó a dormir en casa de su abuela, que siempre ha sido un gran apoyo para ella. A la mañana siguiente, ambas se encontraron en el parking de un centro comercial de Pozuelo de Alarcón (Madrid) con la reina Letizia, que acudió hasta allí de incógnito para recoger a su hija. Antes de su encuentro, Sofía y Paloma disfrutaron de una jornada de compras, según cuenta Semana.

La Infanta, que a sus 14 años ha dado un gran estirón, llevaba un look muy deportivo compuesto por una camiseta azul clarito y un pantalón corto oscuro. Acompañaba su estilismo con unas deportivas y una gorra roja. Letizia, por su parte, se decantó por un jersey blanco de rayas, pantalón demin, deportivas y bolso blanco.

Lea también - Letizia cumple 49 años lejos de Leonor: videoconferencia con Gales y plan de chicas en casa

La Reina acudió a este encuentro horas después de recibir al presidente de Chile, Sebastián Piñera, en el Palacio Real. Para esa cita, la asturiana recuperó un vestido que llevó la reina Sofía en 1981, en un guiño a su suegra. Tras el almuerzo, Letizia se quitó las galas y el maquillaje y fue a recoger a bordo de su propio coche a su hija. Evitó aparecer por la zona de tiendas y se dirigió al aparcamiento, donde pronto apareció Sofía junto a su abuela.

Durante las horas que estuvo con su abuela, la Infanta visitó a su tía Telma para conocer a su nueva primita. Luego se marchó a casa de Paloma, situada en el centro de Madrid. Ambas pasearon por un parque cercano y compraron unas cosas en el súper. Era tarea casi imposible reconocer a la Infanta, ya que iba tapada con mascarilla y gorra. Apenas se le veían los ojos. Después pasaron la noche juntas en el domicilio de Rocasolano. Al día siguiente, se reunieron con Letizia.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin