Actualidad

Álvaro Muñoz Escassi y María José Suárez: toqueteos, morreos y mucha pasión en la República Dominicana

Cuando Informalia desveló a principios de julio que tras su abrupta separación María José Suárez tenía como paño de lágrimas a Álvaro Muñoz Escassi, la Miss trató de ocultar lo que anunciábamos: que el jinete y la de Coria del Río habían estado viéndose antes de que se oficializara la ruptura de la modelo y su marido. Fue precisamente en el Caribe donde el ex de Sonia Ferrer y la sevillana se acercaron y allí han vuelto juntos ahora. Después de jugar al ratón y al gato con evasivas ante la prensa, de compartir habitaciones de hotel y de intercambiar miradas de complicidad, las imágenes que publica Hola este miércoles ya no dejan lugar a dudas si es que aún quedaba alguien que no diera por buena nuestra primicia.

Lea tambiénMaría José Suárez se reencuentra con su ex marido en Sevilla tras el affaire Escassi

En las fotografías, la andaluza y su nueva conquista se comen a besos en una paradisíaca playa de República Dominicana. Los dos desatan su pasión mientras se funden en abrazos y románticos gestos dentro y fuera del agua. Se agarran de la cintura como dos quinceañeros y se toman fotografías con las que luego deleitan a sus seguidores de Instagram. A la vista está que no pueden estar más enamorados. 

María José, reinstalada en Sevilla tras el divorcio, vivía en República Dominicana con su marido, Jordi Nieto, y su hijo de cuatro años, Elías. En primavera, cuando María José todavía estaba casada, el jinete empezó a viajar a República Dominicana, tal y como contamos. Fue entonces cuando se fraguó una bonita amistad que incluso, en algún momento, despertó los celos de Nieto, lo que provocó alguna que otra discusión entre el matrimonio.

Lea también - María José Suárez huye y deja solo a Escassi cuando ve que les están grabando juntos: ¡vaya pillada!

Este verano María José y Álvaro no se han separado y han estado juntos en ciudades como Zahara de los Atunes, Marbella y Estepona. Algunas veces tratando de jugar al despiste, como cuando regresaron a Madrid tras un fin de semana especial y despistaron a la prensa en la Estación de Atocha. Hace unos días la prensa también les sorprendió en las puertas de un hotel con unos amigos y María José, al percatarse de la presencia de las cámaras, salió corriendo (literalmente hablando).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.