Actualidad

Por qué Rocío Carrasco diría que Elena Furiase no es muy limpia

La hija de La más grande se despachó a gusto con Olga Moreno durante la emisión de su docuserie en Telecinco la pasada primavera, pero si hubo una anécdota que llamó especialmente la atención fue cuando Rocío Carrasco acusó a la mujer de Antonio David Flores de no ser muy limpia: "Mis hijos venían llenos de piojos". El tema fue muy comentado en redes sociales e incluso la Marea Fucsia lo utilizó para desacreditar la tienda de ropa de la ganadora de Supervivientes 2021, a la que acusaban de enviar los pedidos repletos de estos desagradables bichos. Este martes, sin embargo, hemos descubierto que Olga no es la única que lucha contra la pediculosis: Elena Furiase ha iniciado su propia guerra.

Lea también - El problema de piojos de los hijos de Rocío Carrasco: ¿es un mito que prefieren los pelos limpios?

La hija de Lolita Flores ha visitado un centro especializado en la eliminación de piojos y liendres, según El Español. Lo ha hecho acompañada por su hijo Noah, de dos años, que comenzó hace unos días el nuevo curso escolar. El pequeño, vestido aún con su uniforme, iba cogido de la mano de su madre, que se ha encontrado con esta desagradable sorpresa a pocos días de su boda con el músico Gonzalo Sierra.

Hay que recordar que es muy normal que los niños cojan piojos, y que no tiene nada que ver con la limpieza. De hecho, la infestación por piojos, también conocida como pediculosis, es una de las afecciones dermatológicas más frecuentes en la infancia. El piojo adulto vive de 3 a 4 semanas llegando a poner hasta 7 huevos al día que se harán adultos en 7-8 días. Muchos expertos explican que los piojos prefieren los pelos muy limpios, ya que el pelo sucio y desordenado dificulta su movimiento.

Elena Furiase dará el "sí, quiero" al padre de su hijo este sábado en Vejer de la Frontera, Cádiz, a pocos kilómetros de la residencia de su tía Rosario. Será una ceremonia íntima a la que acudirán familia y amigos.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

A Favor
En Contra

Suponiendo que sea cuestión de piojos, eso se quita rápidamente con los tratamientos que existen.... Lo malo es ser "sucios" por dentro, que ni los terapeutas lo consiguen en algunos casos.

Puntuación 8
#1
A Favor
En Contra

Manda narices que esta tía se atreva a hablar de la "suciedad" de otros..... Dña Ejemplaridad!!!

Puntuación 8
#2
A Favor
En Contra

Rocío, todas las madres con hijos hemos pasado por el problema de los piojos, que no es ningún drama,.... los suyos han sido mucho más graves y denigrantes (para sus hijos, claro).

Puntuación 7
#3