Actualidad

Carmen Alcayde y su cambio radical a base de bisturí: nariz, abdomen y pecho

La periodista y nueva tertuliana de Sálvame ha repasado este martes todos los retoques estéticos a los que se ha sometido a sus 48 años. Las dos rinoplastias con las que cambió su nariz eran de sobra conocidas, pero, además de su cara, Carmen Alcayde ha esculpido también su cuerpo con una abdominoplastia y una elevación de pecho, entre otras cosas. 

El mayor complejo de Carmen ha sido siempre su nariz, hasta el punto de que está convencida de que no la cogían en sus primeros casting por su culpa. Se decidió a retocarla una primera vez, pero el resultado no fue satisfactorio y se puso en manos del cirujano de la reina Letizia para perfeccionarla: "Me costó 25.000 euros", ha desvelado la periodista valenciana.

Lea también - Carmen Borrego y sus 35.500 euros en retoques estéticos: de una blefaroplastia superior a un lifting cervical

Años después quedó embarazada, hasta en tres ocasiones, y tras dar a luz a Carmen, Eduardo y Olivia decidió someterse de nuevo al bisturí: "Me he hecho una abdominoplastia. Con los embarazos me quedó esto abierto y me dijeron como que con los años te puede crear una hernia". Además, aprovechó la anestesia para retocarse también el pecho: "Me lo subí. Era una cosa que me quería hacer a los 50 y pico pero dije 'Pues ya".

Además, Alcayde también ha echado mano de otros tratamientos estéticos para mejorar su imagen: "Me puse mi propia grasa en el culo y me doy puntos de botox para abrirme un poco la mirada".

Lo cierto es que la periodista, casada desde hace 28 años con Eduardo Primo, está estupenda y presume de cuerpazo en redes sociales siempre que puede.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.