Actualidad

Las sombras de otra presunta infidelidad de Kiko Rivera atormentan a Irene Rosales

Irene Rosales no se cree que su marido Kiko Rivera le haya podido ser infiel, pero la sombra de unos presuntos cuernos planea sobre su cabeza. Esta vez es una persona que asistió a su último bolo en Chipiona quien asegura que tiene fotos en las que se ve al dj flirteando, y besándose, con una chica morena con la que, según esa fuente, había "una gran complicidad". Craso error si se confirman los hechos, porque Irene ya dijo públicamente, cuando fue tertuliana en Viva la vida, que no perdonaría una infidelidad al padre de sus hijos.

Fue Carmen Borrego quien llamó a Rosales desde Sálvame para contarle que existían esas imágenes. Irene no tenía constancia de ello y contestó que confía plenamente en Kiko. Rafa Mora defiende a su amigo con un "deben haberle confundido con un chico que se parecía mucho a él". Pero una fuente de su entorno deja entrever que el matrimonio no vive sus mejores momentos y que una infidelidad podría romperlo de inmediato. Si el hijo de Isabel Pantoja no es consciente del bien que le está haciendo su mujer al aguantar todo lo que para otra sería inaguantable, es que no la valora lo más mínimo.

Lea también - Kiko Rivera desvela que sufrió bullying en el internado donde estudió: "Me daban patadas, puñetazos y me robaban"

En las últimas semanas ninguno de los dos cuelga fotografías (juntos) en sus redes sociales, algo extraño porque suelen compartir en ellas imágenes de momentos felices.

Irene (30) siempre estuvo ahí, ayudando a Kiko (37) a superar sus adicciones, mimándole al máximo y dándole los mejores consejos. En este aspecto, es una esposa ejemplar. Además, se especula con que Rivera no estaría tan centrado como debiera y que tendría que decidirse de una vez aceptar la ayuda de Sofía Cristo y asistir a sesiones de terapia en un centro sevillano de rehabilitación.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.