Actualidad

Sara Sálamo confiesa que su hijo mayor "sigue sin ir a la escuela" porque para ella es "insostenible" que llore

Sara Sálamo comparte con frecuencia sus reflexiones como madre en Instagram. En esta ocasión, ha explicado que dejó de llevar a su hijo mayor con Isco Alarcón al colegio porque no paraba de llorar.

Lea también - Sara Sálamo, contra el torero Enrique Ponce: "Tiene el discurso de un maltratador"

"No. No estoy preparada para desaparecer de tu vista y que pases una, dos o seis horas llorando esperando a ver si vuelvo", ha escrito la protagonista de Brigada Costa del Sol en la red social del postureo, junto a una foto del pequeño.

Su reflexión llega después de que compartiera un post en el que hablan de este mismo problema, motivo por el que empezó a recibir tanto críticas como comentarios de apoyo en las redes. "Cien por cien de acuerdo. Mi hijo de dos años sigue sin ir a la escuela porque se dio esta situación y para mi era insostenible que pasara por algo así", escribió la madre de Theo (2) y Piero (que cumplirá en diciembre 1 año) bajo la publicación. 

Por tanto, ha aclarado que no critica a los padres que dejan a sus niños en la guardería o en la escuela pese a sus lloros: "No. No estoy criticando a las familias que se ven sometidas a tener que hacerlo. No. No estoy de acuerdo en que 'lo que hemos hecho siempre' es lo que está bien".

En este sentido, la actriz recuerda su infancia y empatiza con su niño: "No. Mi madre y mi padre no minimizaron mi dolor y el que yo no estuviera preparada para pasar tantas horas en un lugar que nunca había visto, rodeada de desconocidos. Así que también buscaron otra alternativa hasta que cogí la seguridad necesaria". 

Ante las críticas que pueda recibir, se justifica: "No. No pienso que validar los sentimientos de mis hijos les convertirá en unos malcriados. No. No soy de las que cuando se caen les digo 'no pasa nada, tú eres muy fuerte'. Sino les ofrezco mi ayuda y les abrazo".

Lea también - La reflexión feminista de Sara Sálamo sobre las mujeres anti Disney: "No significa que seamos histéricas"

En este sentido, ha aclarado que no es un gran problemón: "Es una obviedad que hablo desde un lugar de privilegio. Dónde soy una mujer blanca, heterosexual y europea que puedo llevar a mis hijos conmigo al trabajo o contratar a alguien para que cuide de ellos en casa".

No obstante, tiene todo el derecho del mundo a quejarse: "Pero desde mis sitios de privilegio también puedo denunciar que las cosas no están bien hechas. Que la conciliación es una utopía. Y que no creo que ningún padre o ninguna madre se sienta cómoda dejando a sus hijos en manos de una maestra (desconocida totalmente por nosotros y nuestros bebés) cuando llora de forma desconsolada".

Así las cosas, piensa que es necesario detenerse en estas 'pequeñeces': "Yo no tengo la solución a todo esto. Pero siento la responsabilidad de generar un debate, de hacernos preguntas y quizás, haciendo piña, cambiar las cosas entre todos. Solo tenemos que echar un vistazo a países vecinos como Finlandia, Inglaterra, Francia y Alemania, donde los periodos de adaptación son mucho más personalizados. Y donde las bajas de maternidad y paternidad… Son bastante distintas".

Por último, ha lanzado un mensaje muy importante: "Y por supuesto, la conciliación no puede pasar por renunciar a nuestras carreras", ha sentenciado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin