Actualidad

Carmen Cervera regresa al Museo Thyssen con Borja y Blanca Cuesta y se ve cara a cara con Miquel Iceta

Tita Cervera ha regresado este miércoles al Museo Thyssen de Madrid para inaugurar una nueva exposición. Su visita cobra un significativo muy especial, ya que está a punto de rubricar su acuerdo millonario con el Gobierno, que asegura la permanencia de su importante colección en nuestro país.

Lea tambiénLa baronesa Thyssen reconoce que quedan pendientes "unos flecos" en su acuerdo con el Gobierno

Carmen no ha estado sola, sino muy bien acompañada por su hijo, Borja Thyssen, y su nuera, Blanca Cuesta, que el pasado mes de diciembre dio a luz a su quinto hijo, una niña a la que han llamado India. El hijo de Manolo Segura ha llegado conduciendo su Mercedes vintage de color blanco y al bajar del vehículo se les ha visto muy sonrientes. 

La baronesa ha mantenido su primer encuentro con el nuevo ministro de Cultura, Miquel Iceta, durante la inauguración de la exposición sobre el artista belga René Magritte. El acuerdo ya se ratificó el pasado mes de julio en el Consejo de Ministros y queda cerrar los últimos flecos con Iceta antes de hacerlo oficial. Para el acto de este martes no estaba prevista en un principio la presencia de la baronesa, pero ha abandonado sus vacaciones en su villa de Sant Feliu, en Barcelona, para estar presente. 

El acuerdo de Tita y el Gobierno

El Gobierno y Tita Cervera, tras años de negociación con varios ministros de Cultura, llegaron a un acuerdo para el arrendamiento de su colección de arte. Así las cosas, se efectuará por 6,5 millones de euros anuales durante 15 años con derecho a compra. No obstante, la propia baronesa reconoció a finales de julio que todavía no se ha firmado el convenio porque quedan pendientes unos "flecos". "Aún no hemos firmado, lo hacemos en septiembre, porque quedaban flecos, no por nuestra parte? Quedaban flecos, pero cosas normales. En septiembre estará firmado", aseguró en Telemadrid. 

Los titulares de las obras son tanto la baronesa como su hijo, Borja, aunque todas tienen una única cartela: "Colección Carmen Thyssen". Tanto él como las mellizas de Cervera, Sabina y Carmen, heredarán las obras correspondientes cuando llegue el momento. Tal y como quería la baronesa, todas las arrendadas estarán aseguradas con la garantía del Estado. También podrá sacar tres obras de alquiler para disponer de ellas.

La baronesa llevaba negociado este acuerdo desde hace más de dos décadas, intentando pactar con otros ministros de Cultura como Mariano Rajoy, Carmen Calvo, José Ignacio Wert o José Luis Rodríguez Uribes, con quien finalmente logró el acuerdo antes de la incorporación de Iceta. 

Si bien el Ejecutivo ha tenido que ceder en varios aspectos de la negociación, como la posibilidad de que la colección sea prestada o el especial tratamiento fiscal a la baronesa, el precio del acuerdo final se ha rebajado en casi dos millones anuales, en concreto 1,8 menos de lo acordado hace dos años.

Lea tambiénLa Baronesa Thyssen aprovecha su paso por España para renovar su armario de primavera

Además del pago, una de las condiciones impuestas por la madre de Borja Thyssen y aceptadas por el Ejecutivo es que ella pueda gozar de un régimen especial de estancia y que se permita el alquiler en préstamo de la obra en el extranjero, lo que podrá añadir cuantiosos beneficios a la viuda del mecenas alemán.

La negociación sobre cómo computar los días que Carmen Thyssen pasa en España de cara a su consideración a efectos fiscales es ha sido complicada. Cuando hace 19 años la baronesa cambió su residencia a Andorra para pagar menos impuestos tuvo que aceptar la ley: su estancia en Madrid no podría superar en España los 183 días al año. Ahora el Gobierno se traga ese sapo para poder conservar la colección. La aportación cultural o humanitaria con Administraciones españolas permite que se hagan excepciones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.