Actualidad

Isabel Pantoja, destrozada por la muerte de su amiga Lina, la diseñadora de su vestido de novia

Isabel Pantoja ha recibido una trágica noticia en este martes 14 de septiembre. Su amiga, la diseñadora Marcelina Fernández, más conocida como Lina, ha muerto a los 88 años en su casa de Sevilla. Fue una de las grandes referencias de la moda andaluza, elevando el traje flamenco a la categoría de alta costura.

La tonadillera ha tomado la palabra en su cuenta de Instagram: "Hasta siempre, Lina. Fuiste la primera persona que me vistió. Y siempre te llevaré conmigo. Te quiero para siempre", ha escrito la cantante junto a dos fotos. En la primera, más reciente, aparecen saludándose con afecto. En la segunda, en blanco y negro, tomada en los primeros años de Isabel como artista.

Hace 11 años, en 2010, Isabel ya expresó su cariño y admiración por la diseñadora. "Ella se lo merece todo. Lina es una gran amiga mía y le tengo muchísimo cariño a ella y a toda su familia, conmigo siempre se han portado muy bien", declaró.

Lina ha vestido a Isabel en los momentos más importantes de su vida. Confeccionó su vestido de novia, un diseño blanco de raso, de doble tul, con escote de barco y una cola de siete metros, en su boda con Paquirri. También diseñó el vestido que la cantante lució en su regreso a los escenarios, en diciembre de 1985, tras la muerte del torero, y se encargó del vestuario en la película Yo soy esa, protagonizada por Isabel, por la que Lina fue nominada a los Goya.

La modista fallecida también ha vestido a otras grandes artistas como Juana Reina, Rocío Jurado, Matilde Coral, Manuela Vargas o Marifé de Triana, entre otras. Asimismo, ha diseñado trajes de flamenca para la reina Sofía, la princesa Gracia de Mónaco, Jacqueline Kennedy y Katie Holmes.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.