Actualidad

La mujer que consuela las lágrimas de Djokovic tras perder una oportunidad histórica en el US Open

No pudo ser. Novak Djokovic no logró sumar su 21 Grand Slam y, por el momento, no supera a Rafa Nadal y Roger Federer en la carrera por ser el mejor tenista de la historia. En el camino del serbio se cruzó el gigante ruso Daniil Medvedev, que tumbó a Nole en tres sets, con una contundente victoria en la final del US Open.

Lea también - Tientan a una modelo serbia para arruinar el matrimonio de Djokovic: "Me daban 60.000 euros por seducirlo y grabarlo"

Minutos antes de la derrota, Djokovic dejó la imagen de la noche y posiblemente, una de las más impactantes del año. Nole rompió a llorar en mitad del partido, en la misma pista, al ver el apoyo del público de Nueva York. El serbio jugó el último juego del partido con lágrimas en los ojos, dejando salir así la tensión y la presión que lleva sintiendo en las últimas semanas.

En este complicado momento, Nole, como siempre, se apoyará en los suyos: su mujer, Jelena, y sus dos hijos, Tara y Stefan. Junto a ellos reside en Marbella, donde ha encontrado un segundo hogar. Durante el confinamiento, Novak compró una impresionante mansión por más de 10 millones de euros.

La casa, de 1.000 metros cuadrados, con 3.500 de parcela, cuenta nueve dormitorios y ocho baños, varios salones, sala de cine y televisión, un gimnasio completamente equipado, una sala de juegos con billar y futbolín y un spa, con sauna y baño turco. Las estancias principales están decoradas en una mezcla de estilos mediterráneo y marroquí. "Creo que terminaré viviendo aquí con mi mujer Jelena y mis hijos", dijo el propio Nole hace poco más de un año.

La posibilidad de Djokovic de vivir en Marbella está más cerca tras la venta en junio del apartamento que compró sobre plano en Miami a primeros del año 2020. Se trata de un pisazo en el edificio de lujo Eighty Seven Park que adquirió por cinco millones de euros, misma cantidad por la que se ha deshecho de él.

Aunque su relación con Jelena es todo un éxito, también han protagonizado alguna que otra bronca durante su historia de amor. La más sonada fue en febrero de 2017, cuando él arrebató el teléfono de las manos de su mujer, que le grababa durante su entrenamiento, para hablar directamente a sus fans: "No, me gusta acercarme a la cámara para que me sientan más íntimo, más amigable", bromeó el tenista, a lo que ella le reprochó su actitud, creyendo que ya nadie grababa: "¿Dónde están tus modales, eh?", le preguntó e ironizó: "Gracias, amor, gracias. ¿No es la forma correcta de decirlo?", le reprendió antes de poner un rostro de circunstancia al apreciar que su enfado había sido grabado y visto por miles de fans.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin