Actualidad

Paloma Cuevas celebrará su 49 cumpleaños este sábado además de la Comunión de su hija Bianca

Todo está listo para que este sábado se celebre la Primera Comunión de Bianca Ponce Cuevas, de 9 años, en la finca jienense La Cetrina, propiedad de Enrique Ponce (y solo de él) tras el reparto de bienes acordado en el divorcio del torero y la socialité cordobesa. La hija menor del diestro y Paloma Cuevas vivirá un día muy especial acompañada de los familiares más cercanos y los amigos más íntimos. Sus padres no quieren una cita tumultuosa, por eso decidieron que el evento se redujera a muy pocos invitados. La pandemia y la sobreexposición mediática que ha supuesto la ruptura así lo aconsejan. Pocas ganas de fotos tienen, salvo las que se hagan para la propia familia, claro.

Brillarán por su ausencia muchos de los incondicionales de Enrique y Paloma, toreros de renombre y amigas fieles. Sabemos que no estarán, por ejemplo, Genoveva Casanova, Paloma Segrelles o Ramón García. Pero no faltarán Margarita Vargas, la madrina de bautizo de Bianca; su marido, Luis Alfonso de Borbón; y sus hijos.

Igualmente, aunque se duda que muchos acudan, recibieron el tarjetón Patricia Cerezo, Fiona Ferrer, Lydia Bosch, Cristina Yanes, Paula Echevarría, Carolina Adriana Herrera o Patricia Rato. Menos la prestigiosa joyera, casada con el empresario hotelero José Luis Santos, todas las amigas de Paloma rompieron con sus maridos.

Lea también: Genoveva Casanova acude a la llamada de Patricia Cerezo pero no estará en la Comunión de la hija de Paloma Cuevas

Pero la presencia más querida por Bianca será la de sus abuelos maternos, Victoriano y Paloma, a los que está muy unida. La niña y su hermana Palomita han vivido desde hace poco más de un año la separación de sus progenitores. Se ha publicado que nunca vieron con buenos ojos el noviazgo de su padre con la jovencísima Ana Soria quien, evidentemente, no aparecerá por la celebración.

Si no han cambiado las previsiones, la ceremonia religiosa tendrá lugar sobre las doce del mediodía, en un improvisado altar ubicado en una zona cubierta del jardín de La Cetrina, presidido por un capote de Ponce, bordado con las imágenes de la Virgen de Guadalupe, Jesús Caído y la Inmaculada.

A la una y media se servirá un catering con productos fríos y calientes. Por cierto, no será Vait, como dijeron algunos medios, el catering que se encargue del convite. Vait ya no pertenece a la tía de Paloma, Sandra Linares. Se ha encargado de esta cuestión Bodegas Campos, como ya adelantamos en Informalia. Se trata de una prestigiosa empresa del sector que ahora es la preferida por Paloma Cuevas.

A las siete de la tarde están citados los escasos invitados que aprovecharán la ocasión para felicitar a Paloma por su 49 cumpleaños que, precisamente, es este mismo sábado.

La finca está puesta a la venta desde hace varios meses, por lo que, seguramente, si es que se hay comprador, este fin de semana vivirá su última celebración familiar para los Ponce y los Cuevas, ya que, nos dicen, hay varios posibles interesados en adquirirla.

Tanto Paloma como Bianca lucirán para la ocasión diseños de la firma Rosa Clará, con quien colabora profesionalmente la ex de Ponce. Y se ha dicho, aunque no ha sido confirmado, que Enrique se vestirá de corto para lidiar unos novillos en la pequeña plaza de toros de la propiedad. También se ha publicado que el diestro amenizará la velada cantando boleros, que se le da muy bien, aunque tampoco podemos afirmarlo.

Lo que parece muy claro es que la ruptura no acabado con el cariño entre Ponce y Paloma Cuevas, y que mantienen el respeto, sobre todo, por el bien de sus hijas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin