Actualidad

Esperanza Aguirre: la Fiscalía sostiene que su marido podría haber evadido impuestos con la venta del Goya

La polémica en torno al Goya de Esperanza Aguirre y su marido, Fernando Ramírez de Haro, que incluso saltó a la prensa británica, sigue trayendo cola. Ahora la Fiscalía sostiene que el esposo de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid podría haber evadido impuestos con su venta. Además, se investiga si la ex política también se benefició.

Lea también - Esperanza Aguirre y su marido vendieron un Goya sin declararlo como Bien Cultural: demandados por un cuñado de la política

El cuadro lo vendieron los dos al empresario Juan Miguel Villar Mir por más de cinco millones de euros en 2012. Están casados en régimen ganancial y el dinero de la venta se ingresó en un cuenta en la que ambos aparecen como titulares. Según elDiario.es, el Ministerio público investiga ahora si el marido de Aguirre declaró la venta de esta obra a Hacienda. 

Para ello, le solicitan a la jueza que reclame la declaración de la renta del empresario en 2013. De no haberlo declarado, podría haber defraudado más de 600.000 euros, según el informe de la Fiscalía al que ha tenido acceso dicho diario. 

De haber cometido este delito fiscal que se investiga, se podría enfrentar a una pena de entre dos y seis años de prisión. De igual modo, con la revisión de la declaración se determinará si aquel año la hizo de forma conjunta o no con su esposa.

Por otra parte, la defensa de Fernando Ramírez de Haro insiste en que obtuvo el cuadro por una donación de cinco millones de euros y que lo vendió por la misma cantidad de dinero. Por tanto, según él, no tenía que declarar la venta al no haber variado su patrimonio. 

Toda la polémica del cuadro llegó a raíz de que el hermano de Fernando, Íñigo, les denunciara por estafa, blanqueo, fraude y apropiación indebida. El cuadro pertenecía al suegro de Aguirre, que falleció en 2010.

Lea también - Esperanza Aguirre se vacuna con una mascarilla monárquica el Día de la República: "¡Viva el Rey de España!"

Según Íñigo, en diciembre de 2011 tanto Esperanza como su marido le pidieron a los hermanos de él vender la obra para salvar su situación económica. Explicó en su querella que los hermanos les dieron el visto bueno, pero acordando rendir cuentas en un futuro, cuando la madre de los Ramírez de Haro muriera. 

Finalmente, la Fiscalía mantiene que Íñigo no "está legitimado" para ir contra su hermano por esos delitos. No obstante, sí por el presunto fraude fiscal que se investiga, tal y como explica el mismo medio.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin