Actualidad

Rocío Jurado modificó su testamento dos veces antes de morir: el último giro de la historia

Rocío Carrasco volverá a televisión con la segunda parte de su docuserie, en la que desvelará qué problemas y diferencias la han distanciado de su familia. A pocos días del estreno, se filtran nuevas informaciones que apuntan a que Rocío Jurado modificó hasta dos veces su testamento desde que le fuera diagnosticada su enfermedad. Los últimos movimientos son claves para entender ahora a su hija.

La más Grande modificó su testamento cuando descubrió que tenía cáncer, pero pocos sabían que este documento sufrió algunos cambios más pocos días antes de su muerte y por expreso deseo de la cantante. Dicha modificación benefició a Rocío Carrasco, a la que convirtió en heredera universal, y a Juan de la Rosa, amigo y confidente de Jurado, al que le dejó una propiedad.

Lea también - La venganza de Gloria Camila contra Rocío Carrasco: dispuesta a pedir la revisión del testamento de Rocío Jurado

Jurado decidió no solo que su hija recibiera hasta 10 veces más herencia que el resto de la familia, incluidos sus hijos Gloria Camila y José Fernando, y también su viudo, José Ortega Cano. ¿La razón? Según Carmen Borrego, amiga personal de la familia, porque la artista entendía que su hija, huérfana también de padre, quedaba desamparada mientras que los adoptados en el matrimonio con el torero seguían económicamente protegidos por este. Sin embargo, Paloma García Pelayo adelanta que esta es una de las claves del caso: Rocío Carrasco cree que su madre lo hizo porque su matrimonio ya hacía aguas.

Pero Gloria Camila, José Fernando y Ortega Cano no fueron los únicos damnificados por estas últimas modificaciones en el testamento de Jurado. La artista nombró a una nueva albacea ajena a la familia, relevando así del cargo a su hermana Gloria. El motivo, según las mismas personas, es que esta habría traicionado a su hermana, de la que se habría aprovechado económicamente, y ella lo descubrió.

La herencia de Jurado

Así las cosas, la herencia de Rocío Jurado quedó repartida de la siguiente manera: a Ortega le dejó el usufructo de la legítima y la sociedad Chipigensa; a Gloria le deja el chalet de "mi abuela Rocío"; a Amador y sus cuatro hijos les dejó la nave de San Sebastián de los Reyes. Además, a Amador y Gloria les deja también la finca Los Naranjos, y a su ahijado le deja la nave industrial de El Nogal. A Juan de la Rosa le deja un dúplex en Chipiona y todo lo que hay en el interior. Por último, José Fernando y Goria Camila heredan la legítima estricta, y Rocío Carrasco es nombrada heredera universal y recibe, entre otras cosas, la finca de administrador. Faltan dos propiedades, los pisos de Miami, que no aparecen ni en la voluntad ni en el cuaderno particional y que se entiende fueron a parar también a manos de Rocío Carrasco.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin