Actualidad

Mercedes Milá desvela que el desamor la hundió y se agarró a Gran Hermano: "Creí morir"

Mercedes Milá se ha sincerado sobre sus raíces aristócratas y sobre el momento en el que empezó a ver el mundo de otro modo, quitándose las "gafas" de niña privilegiada que le impedían ver la realidad. Además, ha hablado de lo que supuso para ella Gran Hermano. Y no solo a nivel profesional...

Lea también - Mercedes Milá, contra las uñas "repugnantes" de Rocío Flores: "Se las pediría prestadas para sacarme mocos"

La presentadora ha recordado cómo fueron sus inicios en el reality de Telecinco. Su nueva andadura coincidió con una gran varapalo amoroso: "Me había separado de José Sámano (productor de cine, teatro y televisión, fallecido en 2019) en 1996 e inmediatamente me enamoré de Carlos Castillo, un tío mucho más joven (diecisiete años menor) que yo. Me dejó, creí morir y entré en Gran Hermano", ha confesado en El País.

Mercedes Milá y José Sámano en 2012, en el funeral del padre de la presentadora

Mercedes Milá y el empresario vasco Carlos Castillo

Así las cosas, ha desvelado que gracias al programa superó el gran disgusto: "Superé el dolor del desamor. Volvía a casa a llorar. Me quitó la salud, pero después de José y de Carlos, no me he cruzado con nadie como para cogerle la mano. Y no pasa nada. Me salvó que me dejaran hacer todo el proceso del programa. Hasta el casting", ha explicado. 

Lea también - Mercedes Milá, contra los "peligrosos" mensajes de Miguel Bosé: "No le creo, no se sale de las drogas de un día para otro"

Cambiando de tercio, sobre sus orígenes y su educación en un colegio de monjas, ha confesado: "Era una chica con muchas preguntas sobre la mesa, pero me aburría. Éramos niñas bien y nos marcaban con esa conciencia de privilegiadas. Hasta que me di cuenta que ser niña bien... Era ser una gilipollas, había que borrarlo. Y fui niña mal, pero no mala, eh". 

Para ella, ser 'niña bien' era "llevar unas gafas que te impedían ver las circunstancias sociales y políticas de lo que tenías cerca. Pero me di cuenta pronto de que aquello no era verdad. A los 15 o 16, casi coincide cuando me saqué el carnet de moto". En la Universidad, además, coincidió "con gente que no tiene nada que ver con tu mundo. En mi familia no había periodistas, eran marqueses por parte de madre y condes por parte de padre, la sangre azul, azul, azul. Aristócrata de cojones", ha sentenciado.

Hay que recordar que en 2012 la comunicadora renunció a su título de condesa de Montseny a favor de su hermano José María. En lo profesional, ahora se siente plena con el programa Scott y Milá de Movistar, con el que ahonda en temas vitales al lado de su perro. 

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

sorrita
A Favor
En Contra

eres asquerosa!

Puntuación -1
#1