Actualidad

Doña Letizia, sus hijas y un enorme yate blanco que abandonó Palma el miércoles, como ellas...

Felipe VI cenó el jueves en Palma pero todo indica que Letizia y sus hijas ya no estaban en la isla. La Reina, la princesa de Asturias y la infanta ya habían emprendido el miércoles sus tradicionales vacaciones secretas. Probablemente, el Rey se una a su mujer y a Leonor y Sofía o ya esté con ellas.

La salida sin familia del Monarca este jueves fue cerca de Marivent, con los amigos que frecuenta en la isla. Escogió Su Majestad el Kokomo Surf Café de la playa de Cala Major, tal y como adelantaba el Diario de Mallorca y recogió Informalia. El local se puede ver desde el palacio. El chiringuito playero está especializado en cócteles pero también se puede desayunar una tostada con tomate o  cenar, por ejemplo, unos nachos con guacamole o unos calamares, aunque Matteo y su mujer, los chefs italianos que regentan el negocio, recomiendan su salsa carbonara. Eso sí, el bar cierra a las 11 de la noche. Desde entonces, no consta aparición alguna del Rey en la isla.

Cena con doña Sofía

Después de la cena que la noche del domingo 8 de agosto tuvieron los reyes con sus hijas y con doña Sofía, su hermana Irene de Grecia y el matrimonio Frouchard, parientes y muy amigos de la reina emérita, don Felipe, Letizia y sus hijas se dejaron ver de nuevo en Palma, esta vez solo el matrimonio, la Heredera y su hermana. Pero el miércoles doña Letizia y sus hijas pusieron rumbo a un destino desconocido, un viaje al que se unirá el jefe del Estado, que se quedó con su madre doña Sofía un día más, para disfrutar después de su velada 'de rodríguez'.

Las vacaciones iniciadas el miércoles, las habituales vacaciones privadas, que no pudieron ser en 2020 por la pandemia, durarán este año poco más de 10 días, ya que la princesa de Asturias debe empezar el bachillerato internacional que cursará desde finales de agosto en el País de Gales, en el UWC Atlantic College, un internado situado en un castillo medieval del siglo XIII. Allí coincidirá con alumnos de todo el mundo, entre ellos la princesa Alexia de Holanda.

La desaparición de los reyes desata una vez más las especulaciones sobre cuál será el destino elegido para su veraneo privado y familiar. Casi nunca hemos sabido con certeza adónde se han dirigido los reyes y sus hijas, excepto un año que cazamos a Letizia y las niñas en el aeropuerto de Estambul y en otra ocasión, en Portugal, en la casa de un amigo de la familia. También se supo, sin confirmación, que en otra ocasión Letizia pasó por la costa Amalfitana.

Pero en Palma barajan estos días un dato revelador. Un imponente yate blanco sin nombre visible, estaba atracado el pasado fin de semana en el amarre donde habitualmente se situaba el Fortuna, el barco que los empresarios de Baleares regalaron hace años al rey don Juan Carlos para que la Familia Real lo disfrutara en verano, junto a sus invitados de talla internacional, lo que suponía una promoción muy positiva para el turismo de islas. Se trata de una zona portuaria privada donde nunca hay yates de particulares.

Pues bien, el mega yate desapareció también este miércoles, al mismo tiempo que Letizia y sus hijas, por lo que observadores de las actividades de la Familia Real deducen que la reina, Leonor y Sofía podrían haber salido de Mallorca en ese barco para un crucero de placer por el Mediterráneo. Tal vez con destino a alguna isla como Cerdeña. El Rey se uniría al crucero después. No sería la primera vez que la Familia Real navega por aguas de Italia, Grecia o Turquía.

Solo sabremos con certeza dónde han estado si algún turista inmortaliza la escapada con la cámara de su móvil. El covid y la situación originada por la pandemia hacen que un crucero en un barco sea una opción muy razonable: seguridad, placer, y la imposibilidad de ser captados por alguna cámara indiscreta suman puntos a la opción que apuntamos. Por otra parte, a los Reyes de España no les faltarían buenos amigos que les prestaran una nave adecuada para el periplo (ya gozaron hace años del barco de su amigo Javier López Madrid), amén de guardar eternamente la confidencialidad que requieren sus Majestades para que unas vacaciones secretas efectivamente lo sean.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin