Actualidad

Felipe VI disfruta de una noche de 'Rodríguez' en Mallorca: amigos, chiringuito y escoltas anti-paparazzis

Tras pasar casi una semana en la isla, la reina Letizia y sus hijas abandonaron Mallorca el pasado jueves 12 por la mañana, probablemente en barco, tal y como han asegurado fuentes a Informalia. Felipe, por su parte, y como ha hecho otros años, se quedó una noche más para disfrutarla en compañía de sus amigos. El rey, que ha acudido a diversos actos públicos estos días, pretendía mantener esta salida en el ámbito privado, por lo que los escoltas que lo acompañaban impidieron que paparazzis y turistas inmortalizaran la noche con sus cámaras fotográficas.

El monarca se reunió con un reducido grupo de amigos en en un chiringuito de la playa de Cala Major, muy cercano al palacio de Marivent, llamado Kokomo Surf Café. Está situado a pie de playa, tiene estética ochentera y cuentan con un amplio abanico de cócteles y platos en su menú. Según Diario de Mallorca, Felipe VI y sus acompañantes trataron de pasar desapercibidos y no recibieron ningún trato de favor.

Lea también: Felipe, Letizia y sus hijas se ponen ciegos (sin doña Sofía) en el restaurante de Martín Berasategui en Palma

Como decíamos, Felipe 'no perdona' la cita con sus amigos en Mallorca cada año, sin Letizia y sin las niñas. El rey mantiene una férrea amistad con el cantautor Jaume Anglada, los hermanos Juan Carlos y Jaime Rodríguez Toubes, Domingo Manrique, Juan Luis Wood Valdivieso o Ricardo Maldonado.

El monarca fue el primer miembro de la familia real en aparecer en Mallorca. Lo hizo el pasado 1 de agosto en Portopí, donde estaba atracado el Aifos, en el que navegó tras saludar efusivamente a su tripulación. Ya con su mujer y sus hijas, visitó el Santuario del Lluc y la Sierra de la Tramuntana, así como el restaurante de Martín Berasategui y el Ola del mar, al que acudió también con su madre, la reina Sofía, y su tía Irene de Grecia.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin