Actualidad

Ola de calor: cuatro refrescantes consejos para sobrevivir a los 40 grados

Cansancio, mal humor o un ánimo muy bajo son solo algunas de las sensaciones más comunes cuando pasamos la mayor parte del día expuestos al sol y las altas temperaturas. Nuestro cuerpo tiene la capacidad de termorregularse y mantenerse en una temperatura óptima de entre 35'5ºC y 37ºC, sin embargo, cuando estos índices suben, nuestras funciones metabólicas básicas pueden verse alteradas, con sus consecuentes efectos: fatiga, insomnio, deshidratación, etc.

Por esta razón, una de las bebidas frías más consumidas en verano, como es Kaiku Caffè Latte, nos da algunos consejos para lidiar con los efectos más negativos del calor.

Insomnio

Pasar las noches sin dormir por el calor sofocante es algo habitual en verano. Una situación que altera la rutina, ya que nos despertarnos más cansados. Una buena solución es tomar una ducha antes de acostarse, eso sí, nunca fría, puesto que el contraste térmico una vez se sale del baño es contraproducente y puede aumentar la temperatura. Siempre duchas templadas, sábanas de algodón y una cena ligera y fresca.

Mal humor

La llegada del verano puede alterar nuestro estado de ánimo. Una temperatura cálida y suave hace que el cuerpo se mantenga en movimiento y estimulado; sin embargo, unas temperaturas excesivas pueden producir irritabilidad y mal humor. Para ello, la mejor solución es intentar pasar la mayor parte del tiempo en lugares frescos para mantener la temperatura corporal en equilibrio.

Fatiga

La sudoración excesiva, un ambiente incómodo que sobrepasa la temperatura ambiente habitual y un sueño poco reparador hacen que los días de mucho calor nuestro cuerpo se encuentre cansado y fatigado, sin energía. Para evitar este tipo de decaimientos, es bueno refrescar el cuerpo cada cierto tiempo, portando bebidas frías y fáciles de tomar.

Deshidratación

Según la Sociedad Española de Neurología y la Fundación del Cerebro, la deshidratación puede provocar pérdida de memoria e incrementar los dolores de cabeza a corto plazo. Por ello, para hidratar el cuerpo es recomendable evitar las bebidas demasiado azucaradas, puesto que favorecen la pérdida de líquido corporal. Productos en frío, mucha fruta fresca y anticiparse a la sed bebiendo cada poco tiempo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin