Actualidad

Kiko Rivera e Irene Rosales se reúnen con unos terapeutas: el DJ podría volver a rehabilitación

No son tiempos fáciles para el hijo de Isabel Pantoja. Su enfrentamiento familiar ha hecho mella también en su matrimonio y aunque tanto Kiko Rivera como Irene Rosales desmienten una crisis, su entorno asegura que no están bien. Y es que el DJ vuelve a estar triste, estresado y deprimido, un cóctel que en una persona con sus problemas de adicción es muy peligroso.

Según Gustavo González en Sálvame este jueves, un familiar muy cercano a Irene Rosales afirma que la pareja se reunió hace un par de semanas con unos terapeutas para consultar el estado anímico de Kiko Rivera. Los expertos habrían aconsejado al hijo de Isabel Pantoja ingresar en una clínica para evitar males mayores, pues el músico necesita descansar y alejarse de las polémicas familiares y ambientes tóxicos que pudieran ocasionarle una recaída.

Lea también - Irene Rosales se desentiende de Kiko Rivera y sus adicciones: "Esta es su batalla, no la mía"

Recordamos que el propio Kiko Rivera confesó haber tenido serios problemas de drogas en el pasado. A día de hoy están superados, pero lo cierto es que las adicciones son una lacra que estos enfermos arrastran de por vida. Una recaída es normal dentro del proceso de rehabilitación o incluso reingresar en centros para evitarlas. Tal y como han afirmado en Sálvame, a Kiko le habrían aconsejado entrar en el Centro de Desintoxicación de La Garriga, Barcelona, el mismo en el que estuvo Carmina Ordóñez en su día. Se trata de una clínica privada, cuya estancia cuesta alrededor de 11.000 euros al mes, y que, según su página web, están a la vanguardia en el ámbito de la neurociencia.

Este jueves, la pareja ha volado a Galicia para relajarse a solas unos días, tras pasar unas semanas en la playa con sus hijas, Ana y Carlota, y sus amigos. Quizás ahora tengan tiempo de reflexionar sobre su futuro y de hablar largo y tendido sobre las últimas declaraciones de Irene Rosales sobre su matrimonio: "Hemos tenido muchas discusiones. Me he ido de casa, se ha ido él, nos hemos pasado muchos días sin hablar, y nadie se ha enterado. Él me fue infiel y lo perdoné, pero no lo haré otra vez".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin