Actualidad

Kiko Rivera recuerda desolado su infancia y culpa a Isabel Pantoja: "Me faltó más amor que juguetes"

Kiko Rivera continúa especialmente dolido por el conflicto que mantiene con su madre, Isabel Pantoja. Profundamente decepcionado, este domingo escribió una reflexión en Instagram a través de la que volvió a atizar a la folclórica públicamente.

Lea tambiénHacienda investiga de dónde ha salido el millón y medio de euros que dice tener Kiko Rivera

En su texto, el DJ reflexionó sobre la fama: "37 años en el ojo del huracán a veces para bien, a veces para mal. Yo no elegí ser conocido. Simplemente me tocó. Siempre observado y siempre vigilado", escribió junto a una foto de bebé.

A continuación, unos reproches claramente dirigidos a su madre: "Me ha dado muchas cosas, pero también me las ha quitado. ¿He sido feliz? Sí. Aunque me faltase más amor que juguetes, sí".

Peso a lo destrozado que está anímicamente, confía en encontrarse mejor poco a poco: "Hoy en día mi vida ha cambiado mucho (ya sabéis todos porqué) y me sigue costando asimilar muchas cosas. Pero como todas las heridas, esta también sana".

Tras reflexionar sobre su pasado y su presente, tiene claro que le gustaría volver a recuperar su inocencia para que las cosas le duelan menos: "Quiero deciros con esto que, aunque tenga días grises y tristes, que los tengo... Hoy, solo por hoy, quiero volver a ser ese niño que estaba con sus padres y familia, y aunque no recuerde o no supiese lo que la vida me tenía preparado, era muy feliz".

Sin duda, sus tres hijos (Francisco, Carlota y Ana) son su gran motivación: "La vida continúa familia virtual. Y ahora soy yo el que no debo permitir que mis hijos piensen como yo pienso hoy en día ¡Os quiero mucho! (Posdata ...no es mi cumpleaños)", sentenció, aclarando que compartía esta misiva porque le apetecía y no por tratarse de una fecha especial. 

Lea también - Kiko Rivera y el coche de la discordia: le cuesta una bronca con su mujer y una denuncia de sus vecinos

La tregua entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera no parece llegar a su fin. Incluso hace unas semanas la tonadillera acudió al juzgado para declarar, en calidad de testigo, en la demanda que su hijo le interpuso a Agustín Pantoja por estafa, apropiación indebida y administración desleal. Las aguas bajan cada vez menos calmadas y la reconciliación entre madre e hijo parece cada vez más imposible.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin