Actualidad

Isabel Pantoja recela de la 'amistad' de su hija Isa con su prima Silvia

Este jueves se ha producido un encuentro en La última cena que a Isabel Pantoja le repatea: el de su hija Isa y su prima Silvia. La tonadillera teme que su niña afiance una amistad con la otra Pantoja, porque la relación entre las dos cantantes no es inexistente, sino que está salpicada por los negativos comentarios de Silvia contra su mediática prima. Y la reina de Cantora, tal y como están las cosas, tiembla al pensar que su hija pueda contarle a su 'enemiga' episodios familiares que deben quedar en la memoria de sus protagonistas.

Hace tiempo que Cantora no ve coincidir a Isabel y a Isa bajo su mismo techo, la relación entre las dos no tiene visos de ser tan agradable como antaño. La tonadillera se ha encerrado este verano a cal y canto en la finca y con los únicos allegados con los que tiene íntimo contacto son con su madre, doña Ana, que padece Alzheimer, y su hermanísimo Agustín. El resto es como si le sobraran.

Lea también: Isabel Pantoja amenaza con abrir la caja de los truenos tras posicionarse a muerte con su hermano Agustín

Dicen los intrigantes de turno que la cantante, a los únicos que echa de menos es a sus nietos, a los que tampoco ve desde el año pasado. Pero no se entiende que no haga lo posible por encontrarse con ellos. A pesar de que la situación con su hijo Kiko Rivera es peor que nunca, el DJ, a decir de su entorno, no se negaría a que su madre viera a los nietos, nunca le ha cerrado las puertas de su casa de Castilleja de la Cuesta, pero es la abuela la que se cierra la posibilidad de ese acercamiento.

Eso sí, de cambiar de opinión y viajar hasta Castilleja, Kiko, seguramente, buscaría una excusa para no coincidir con su progenitora. Las cosas no están para besuqueos materno filiales.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.