Actualidad

Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana: la tenista lo tiene mal pero su ex lo tiene horrible

Mucho se habla estos días del auto de la Fiscalía de Barcelona, que pide cuatro años de prisión para Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana y el pago de 7,5 millones de euros, más intereses, una deuda que contrajeron la tenista y su marido con el Banco de Luxemburgo para cubrir una sanción de la triple campeona de Roland Garros con Hacienda.

Y aunque este nuevo contratiempo judicial es conjunto, ya que el aval bancario del banco luxemburgués se solicitó cuando todavía compartían su vida, sale mucho peor parado el empresario catalán que la que fuera número uno del mundo. 

Para empezar, Santacana acaba de ser notificado de que la sentencia de la Audiencia de Barcelona es definitivamente inapelable. El fallo considera a la pareja todavía casada y dice que serán los jueces de Miami quienes tramiten allí el divorcio solicitado por la deportista. 

Lea también: Arantxa derrota a Josep Santacana, que "deberá demostrar en Miami cómo administró la fortuna de su ex"

Santacana iba a recurrir al tribunal Constitucional y al de Derechos Humanos de Estrasburgo, si fuera necesario, para conseguir que el procedimiento se desarrollara en Cataluña, donde las leyes son menos estrictas en el tema económico en los casos de divorcio.

Por el contrario, en los tribunales de Florida, no solo son partes de un divorcio el marido y la mujer, también lo son las empresas relacionadas con la economía de la pareja. Eso significa que las sociedades creadas por Santacana para presuntamente desviar a paraísos fiscales el ingente patrimonio de su esposa, también serán examinadas minuciosamente por los jueces norteamericanos, ante los cuales sus responsables deberán hacer una declaración jurada de decir la verdad.

Esas sociedades y los testaferros que colaboraron con Santacana en dispersar supuestamente la fortuna de Sánchez Vicario también están en la diana de la Fiscalía de Cataluña.

Es más, el empresario deberá demostrar en Miami cómo manejó, vendió y organizó esas empresas y si se demuestra que su capital procede del patrimonio de su esposa, sería acusado de nuevos delitos, además de la obligación de devolverlo.

Por otra parte, la tenista ha conseguido pagar una parte de su deuda con Luxemburgo, al haber recuperado unos fondos que tenia invertidos en Estados Unidos, lo que rebajaría su deuda con este Banco y demostraría ante la entidad bancaria, su buena voluntad de pagar.

El juicio oral que sentará en Barcelona a la tenista y su marido en el banquillo, podría celebrarse en un año y medio, según fuentes judiciales. De no llegar a un pacto de reconocimiento de la deuda y negociar la forma de pago, su futuro judicial es muy negro. Al estar rotas sus relaciones y vivir su propia guerra personal, se echarán la culpa el uno al otro del impago del préstamo, lo que complicaría todavía más la posibilidad de una negociación.

Y si esquivaran la cita con la Justicia española, Arantxa y su ex marido podrían ser extraditados a España ya que son ciudadanos españoles enfrentados a una entidad bancaria, poderosa y con todos los medios para luchar contra clientes morosos como ellos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin