Actualidad

José Luis Moreno, en guardia: lleva en su bolso negro una pistola automática, incluso cuando está en su casa

José Luis Moreno (74) quedó traumatizado tras el asalto que sufrió en su propio chalet de Boadilla del Monte (Madrid) en diciembre de 2007. La banda de albanokosovares le propinaron una brutal paliza e incluso le pegaron con un hacha. Se llevaron joyas y dinero, aunque no lograron abrir las cajas fuertes que esconde en los recovecos de la vivienda. El productor estuvo unos días ingresado en el hospital por las lesiones sufridas.

Desde ese momento, Moreno reforzó su seguridad. Se sacó la licencia de armas y comenzó a llevar una pistola automática en su bolso negro, según cuenta a El Cierre Digital una persona que convivió con él en el chalet durante algunos meses de 2008: "El Moreno que conocí no pasaba por sus mejores momentos porque unos meses atrás había sufrido un asalto. Este incidente le dejó tan traumatizado que nunca se separaba en aquel tiempo de un bolso negro que contenía una pistola automática", explica.

Lea también - José Luis Moreno y su obsesión detectivesca por espiar a sus amigos más íntimos

Tal era la obsesión por su seguridad que no se separaba del bolso negro ni en la intimidad de su hogar: "Era muy curioso verlo en la piscina sin perder ripio del bolso, que lo dejaba al borde del agua. El bolso también le acompañaba a la pista de tenis cuando un profesor que se desplazaba desde Majadahonda le venía a dar clases".

Lea también - Enrique del Pozo acusa a José Luis Moreno de chantaje sexual: "Vaya culito tienes, mira mi cama..."

En aquellos momentos, el productor se pasaba el día trabajando y, por la noche, tenía reuniones con gente relacionada al mundo del espectáculo: "Él se pasaba todo el día trabajando: por las mañanas escribía y luego se iba a ensayar o rodar algunas de sus producciones. Por lo cual, su momento de relax era la noche. Y por eso montaba veladas muchas veces relacionadas con el trabajo, a las que apenas acudían sus amigos convivientes", asegura este artista que vivió con él.

Por la mansión apenas pasaban sus sobrinos, Laura y Alberto Caballero, quienes ni siquiera conocen a los tres hijos secretos del productor, pero sí era habitual ver a personalidades muy poderosas: "En el chalet iban y venían un montón de personas conocidas: Alfredo Pérez Rubalcaba, que lo había 'atendido' tras el asalto; políticos del PP muy reconocidos; Javier Villalba, abogado de los Pujol y ahora detenido por su vinculación con Moreno; o Santiago Segura, al que conocía desde 2002 cuando rodaron Torrente 2: Misión en Marbella", desvela.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin