Actualidad

Jaime Martínez-Bordiú hereda y vuelve a ser el amo de la noche junto a su esposa: abren chiringuito en Marbella

Marbella inaugura temporada veraniega con las mejores expectativas. Tierra adentro, el Festival Starlite sube el viernes al escenario de la Cantera de Nagüeles al colombiano Sebastián Yatra y el sábado al ídolo mexicano Carlos Rivera, con todo el aforo vendido, aunque limitado por las medidas anti covid.

Y al borde de la playa, los chiringuitos de moda ya están a tope.

La semana pasada se reinauguró 'Aüa' (pronunciar 'agua'), el antiguo Pureta's Beach, diseñado por el novio de Raúl Prieto, Joaquín Torres, el arquitecto de la urbanización La Finca, un sitio de moda hace años que frecuentaban en tiempos lejanos Isabel Preysler y Miguel Boyer.

La fiesta de apertura contó con una sorprendente anfitriona, Marta Fernández, casada recientemente tras años de noviazgo y aplazamientos de la boda con Jaime Martínez-Bordiú, el nieto menor de Franco.

Hasta ahora, esta gallega a la que la prensa calificaba de empresaria, se dedicaba a la representación de marcas de zapatos, pero ahora es una de las socias de 'Aüa' y piensa dedicarse en cuerpo y alma a promocionar este elegante chiringuito de lujo en plena Milla de Oro marbellí.

Lea tambiénJaime Martínez-Bordiú habla sobre la Xunta y el palacete de los Franco

Aunque los nietos de Franco no han conseguido vender todavía la joya de su patrimonio, que es el edificio de la calle Hermanos Bécquer de Madrid (casi 60 millones de euros) ni tampoco han podido evitar que el Gobierno les expropie el pazo de Meirás, otro de sus principales activos, han repartido ya parte de la herencia de Carmen Franco, lo que explica que su hijo menor, Jaime, y su esposa se hayan convertido en inversores de hostelería de playa en Marbella.

Sin embargo, algunos miembros de la familia ven con inquietud que Jaime, que estuvo casi 10 años tratando su adicción a las drogas con programas de rehabilitación muy duros, a los que le ayudó de forma incondicional Marta, su entonces novia y hoy esposa, vaya a estar ahora día y noche en un chiringuito de playa, con flamenco nocturno, copas hasta la madrugada y otras tentaciones poco recomendables para alguien que tanto se esforzó en salir de lo que conlleva ese mundo para los adictos.

Por el momento, el matrimonio está encantado. Han alquilado una vivienda en Marbella, cerca de 'Aüa', la fiesta de apertura fue de lo más animada, con invitadas como Raquel Bernal, la ex de Álvaro Muñoz Escassi, o la televisiva Oriana Marzoli, experta tertuliana de Supervivientes, y muchos de los personajes del verano marbellí.

Lea también - Varapalo para los Franco: la Xunta protege otro palacete de la familia para impedir su venta

Martínez-Bordiú dejó el protagonismo de la velada a Marta su mujer, que recibía a la gente, volcada en su nueva actividad como empresaria. Ahora sí.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin