Actualidad

Terelu Campos: "Al salir del tanatorio de Mila Ximénez pedí mi ron y su copa y brindé por ella"

Terelu Campos ha vuelto a expresar el dolor que siente por la muerte de su gran amiga, Mila Ximénez. La hija de María Teresa Campos ha confesado cómo se encuentra una semana después de su pérdida, desvelando también que su marcha ha supuesto un gran palo para su madre. Además, ha contado qué hizo tras acudir a su tanatorio.

"¡Ay, Dios mío, ya se ha cumplido una semana desde que Mila nos dejara! Está siendo muy duro el proceso de aceptación de lo que ha pasado y de que no voy a volver a verla físicamente. Pensarlo me desgarra el alma, aunque, por otra parte, ahora sé que puedo hablar con ella cada vez que quiera", escribe la tertuliana en su blog de Lecturas

La televisiva, por tanto, siente que la tiene muy cerca: "Antes tenía que esperar a que ella tuviera fuerzas para descolgar el teléfono para hablar o para contestar un mensaje, pero ahora está dentro de mí y puedo recurrir a hablar con ella cada vez que quiera o que lo necesite". 

Lea también - Terelu Campos, destrozada, se despide de Mila con una estremecedora carta: "¿Por qué tú y no yo?"

Por otro lado, dice que su madre está destrozada tras la muerte de la periodista sevillana: "Tengo que confesaros que estoy muy preocupada por mi madre, porque la muerte de Mila la ha derrumbado. Siento que Teresa ha dado un bajón en estos días y me preocupa, porque, aunque me transmite que lo intenta sobrellevar, no puede superar lo que ha pasado". Hay que recordar que la matriarca del clan Campos se mostró muy afectada a las puertas del tanatorio, hasta donde acudió para darle el pésame a la familia y despedirse de su amiga. "Y la entiendo. Influye mucho pensar en la edad que tienes y en que pueda pasarte algo en cualquier momento", añade Terelu al respecto.

Volviendo a Mila, se queda con todo lo que ha aprendido de ella: "¡Menuda lección nos ha dado Mila ante la muerte antes de partir para siempre! Qué serenidad ha tenido en sus últimas decisiones y qué ayuda para su hija y para sus hermanos, para transmitirles que se iba tranquila y en paz".

Terelu también ha estado pendiente de los homenajes que le han rendido, a pesar de estar muy ajetreada por sus compromisos profesionales: "¡Ojalá no se me olvide nunca lo que ha hecho Mila para poder seguir sus pasos cuando llegue mi momento! El trabajo no me ha permitido ver la cantidad de homenajes que se le han dado estos días. Solo he podido recuperar momentos de Sálvame y me he emocionado al ver ese mural con su cara y su sonrisa dando nombre al plató de Mila Ximénez".

Lea también - El abrazo de Jorge Javier a Alba Santana al despedirse: "Tomé conciencia de que no iba a volver a ver a Mila"

Así las cosas, confiesa que se ha emocionado con su recuerdo: "Me he sentido muy orgullosa de mis compañeros y de todo el equipo de 'Sálvame', porque han sabido transmitir a todos los espectadores que los siguen cada tarde el dolor por su pérdida y su pasión por ella. Tengo que confesar que me hubiera gustado estar en esa azotea escuchando a Juan Peña cantar y viendo esa nube de globos amarillos subiendo al cielo a reencontrarse con ella".

Aunque lamenta no haber estado presente en estos homenajes, agradece el haber tenido la mente distraída: "Sí, me hubiera gustado volver a Sálvame ese día. Las circunstancias del trabajo no me lo han puesto fácil. Hay momentos en los que pienso que la vida se ha encargado de que mi mente estuviera lo suficientemente ocupada como para poder sobrellevar lo que ha ocurrido. Y no sé si debo dar las gracias por ello, porque tengo los sentimientos encontrados..., pero ya no hay marcha atrás".

Por otro lado, cuenta cómo se enteró de la fatídica noticia. Así reaccionó: "Recibí la noticia mientras estaba trabajando y no pude ir al tanatorio tan rápido como me hubiera gustado. La desesperación se apoderó de mí. Necesitaba estar junto a su familia en esos duros momentos, porque ellos también son mi familia. Hasta que no llegué a esa sala de la M-30 no pude tranquilizarme. Quería abrazarme a ellos, llorar juntos y hablar con Mila".

Entonces, desvela el emocionante gesto que tuvo para honrarla tras abandonar el tanatorio: "Al salir del tanatorio no sabía adónde ir y, de pronto, decidí ir a El Doble, uno de los últimos sitios donde fui con ella. Me senté y pedí mi ron con mucho hielo y la piel de la naranja en una copa de balón, como siempre hago, pero además pedí su copa: un gin-tonic como a ella le gustaba, en vaso de sidra. Brindé por ella y bebimos juntas. ¡Podéis estar seguros que no por última vez!".

Por último, asegura que necesita un descanso para asimilarlo todo: "Os confieso que estoy agotada, física y psicológicamente. Cuando me encuentro así solo hay un sitio que recomponga mis fuerzas. Me hace falta volver a Málaga, mi tierra, y cuanto antes, porque necesito el calor de mi familia y de mis amigos de allí. Sobre todo, quiero sentarme frente al mar y llorar a Mila", sentencia.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin