Actualidad

El estremecedor relato de Paz Padilla: "El día que murió mi marido, lo abracé en la cama y le dije 'Ya está mi amor, tienes que irte"

La presentadora ha abierto su corazón con Bertín Osborne este jueves. Paz Padilla ha hablado, entre otras cosas, de uno de los golpes más duros que la vida le ha dado: la muerte de su marido. Antonio Vidal falleció en julio de 2020 de un cáncer y ella enfrentó su pérdida con una entereza ejemplar: "Cuando Antonio muere me metí en su cama, le abracé y le dije: 'Ya está, gordo, tienes que irte'. Yo no sufrí, estaba tranquila. Ojalá yo muera en mi cama, en mi casa, con mi gente y rodeada de los que quiero, como él".

Lea también - Paz Padilla, tras su despido, se derrumba al hablar de su marido: "Sigo enamorada de Antonio"

Con la voz entrecortada, Paz ha contado cómo fueron aquellos últimos minutos: "Cuando Antonio murió, yo llamé a los amigos, que estaban esperando, y lo primero que hicimos fue abrir una botella y brindar por él. Cuando se fueron, salí a mi jardín, y entonces sí me eché a llorar y gritaba '¡Mi Antonio, ¿dónde estás?!".

La presentadora ha relatado lo duros que fueron los últimos meses de vida de su marido: "Contraté un enfermero porque yo no tenía fuerzas, era un tiarrón grande y yo lo lavaba, lo cambiaba... pero ya no podía con él y nos reíamos, porque le decía: 'Antonio, a ver si ahora te vas a cambiar de acera'. Y me decía: '¡Me cago en tus cartas!", ha recordado entre risas. "Yo dejé de trabajar y me dijeron que eso me pasó factura. Eso me dolió mucho, porque yo soy humorista y estuve un año acompañando a mi marido a la quimio, lo dejaba en casa y luego me iba a ser graciosa. No estuve al cien x cien con mi trabajo pero lo estuve con mi marido, que es quien me necesitaba".

Antonio luchó contra la enfermedad durante más de un año, pero al final todo se complicó y los médicos le comunicaron a Paz que no había esperanzas para él: "Yo no tuve cojones a decírselo, él me decía: 'Esto no pinta bien', y yo le contestaba: 'Estamos en la lucha'. Fui una cobarde. Cuando me dijeron que le quedaban dos meses de vida yo corté la quimio y todo, no quise envenenarlo más y me preparé para la muerte. Cuando te preparas para la muerte de un ser querido, te preparas para la tuya propia".

Y la vida sigue

"En el entierro yo quería despedirlo con alegría y dije 'Pues yo voy a bailar'. Así que puse música y empecé yo sola pero terminó toda la iglesia bailando. Después del cementerio, nos fuimos a beber, a comer y terminamos en la playa bailando y viendo la puesta de sol", ha contado la humorista.

Paz tiene muy presente a su marido en todo momento: "Yo tengo su teléfono en mis favoritos y lo llamo todos los días, me sale un mensaje y me dice 'Este teléfono no existe', pero yo sé que él sigue ahí".

La gaditana ha recordado también uno de los peores momentos que vivió Antonio, cuando fue imputado por un caso de estafa. "Imputaron a toda la junta de Andalucía, a él nunca lo detuvieron, simplemente lo llamaron a declarar y él fue. Lo pasó tan mal, la gente lo juzgaba, lo insultaba, a él, a mí... Yo creo que eso le enfermó. El otro día en la boda de José Antonio León, se me acercó una mujer y me dijo: 'Soy la jueza que le tomó declaración a tu marido y quería decirte que lo siento mucho, que lo vi pasarlo mal y no había hecho nada'. Me dio una rabia que él no pudiera escucharlo, con la paz que le hubiera dado", ha dicho con lágrimas en los ojos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.