Actualidad

Alberto de Mónaco y sus hijos, de fiesta mientras Charlene era operada en Sudáfrica

Este jueves, la fundación de la princesa Charlene ha enviado un comunicado explicando que la primera dama de Mónaco permanece en Sudáfrica desde hace un mes luchando contra una terrible infección de la que tuvo que ser intervenida este miércoles. Ese día, su marido, Alberto de Mónaco y sus dos hijos, inauguraban el verano y disfrutaban de las famosas hogueras de San Juan, conocidas allí como Batafoegu.

El príncipe quiso cumplir con sus obligaciones a pesar de los malos momentos que atraviesa ahora la familia, especialmente su mujer, a la que su equipo médico no deja regresar a casa. A pesar de que algunos medios han apuntado a que la aparición de Alberto de Mónaco y sus hijos, Jaime y Gabriella, fue desafortunada dadas las circunstancias de la princesa, otros interpretan que el príncipe quiere tranquilizar así al pueblo, preocupado por el estado de salud de la ex nadadora.

Lea también - Charlene de Mónaco continúa enferma en Sudáfrica y envía un comunicado: "No estaré con mi marido en nuestro aniversario de bodas"

"Su Alteza la Princesa Charlene de Mónaco está siendo sometida a múltiples y complicados procedimientos tras contraer una "infección severa en oídos, nariz y garganta en mayo. La operación más reciente fue realizada ayer", reza el comunicado enviado por la fundación de la princesa. Ella, por su parte, también ha querido desmentir crisis ni distanciamientos en su matrimonio: "Este año será el primero que no estaré con mi marido en nuestro aniversario en julio, lo que es difícil y me entristece. Sin embargo, Alberto y yo no teníamos otra opción que seguir las instrucciones del equipo médico, a pesar de que resulte difícil. Él está siendo un apoyo increíble".

Además, la princesa ha asegurado que su marido y sus hijos están siendo un apoyo vital para ella en estos duros momentos y que han ido a visitarla: "Mis conversaciones diarias con Alberto y con los niños me ayudan inmensamente a mantener el ánimo, pero echo de menos estar con ellos. Fue especial que mi familia me visitara en Sudáfrica y fue realmente maravilloso verles. No puedo esperar a reencontrarme con ellos".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.