Actualidad

Britney Spears, en su declaración contra la tutela de su padre: "No puedo ni tener un bebé, tengo un DIU y no me dejan sacarlo"

Britney Spears (39) ha generado una gran conmoción tras su declaración ante el juez por la tutela legal que su padre tiene sobre ella desde hace más de una década. La estrella del pop confesó, entre otras cosas, que quiere casarse con su novio, el entrenador personal Sam Asghari (27), y tener al menos un hijo con él, pero no puedo hacer ninguna de las dos por estar sujeta a su progenitor, James Parnell Spears (68). Incluso, según ella, la obligan a ir a terapias, reuniones y le prohíben conceder entrevistas mientras que sus familiares sí lo hacen.

Hay que recordar que su padre lleva 13 años siendo su tutor legal debido al colapso nervioso que sufrió la artista. Ahora, Britney se siente preparada para contar su desgarradora verdad y reclama recuperar el control de su vida para poder tomar por ella misma sus propias decisiones.

La intérprete de Toxic declaró este miércoles con gran expectación ante la jueza Brenda Penny, relatando cómo fue el calvario que vivió en 2018 con los organizadores de su gira, sintiéndose realmente humillada mientras no la dejaban tomar ni una sola decisión, y cómo su propia familia no hizo nada para evitar esta situación.

"Mi familia no solo no hizo ni una maldita cosa para evitarlo, sino que mi padre estaba totalmente de acuerdo. Todo lo que me pasaba tenía que ser aprobado por mi papá. Él fue quien aprobó todo. Toda mi familia no hizo nada. Durante las dos semanas de vacaciones, una señora vino a mi casa durante cuatro horas al día, me sentó y me hizo una prueba psicológica. Tardó una eternidad. Pero me dijeron que tenía que hacerlo. Luego, recibí una llamada telefónica de mi padre", desveló. 

Lea tambiénBritney Spears declarará ante el juez para recuperar su tutela legal

A continuación, aseguró que su padre se alegraba por lo que le estaba ocurriendo: "Básicamente diciendo que había fallado en la prueba o lo que sea. 'Lo siento, Britney, tienes que escuchar a tus médicos. Están planeando enviarla a una pequeña casa en Beverly Hills para hacer un pequeño programa de rehabilitación. Vas a pagar 60.000 dólares al mes por esto'. Lloré por teléfono durante una hora y a él le encantó cada minuto".

Así las cosas, narró el nuevo calvario al que la sometieron supuestamente: "El control que tenía sobre alguien tan poderoso como yo... a mi padre le encantaba tener el control de hacer daño a su propia hija en un 100.000%. Le encantó. Hice mis maletas y fui a ese lugar. Trabajé siete días a la semana, sin días libres, que en California, lo único similar a esto se llama tráfico sexual. Hacer que cualquiera trabaje en contra de su voluntad, quitarle todas sus posesiones (tarjeta de crédito, efectivo, teléfono, pasaporte) y colocarlo en una casa donde trabaje con las personas que viven con él. Todos vivían en la casa conmigo, las enfermeras, la seguridad 24 horas al día, 7 días a la semana. Había un chef que vino allí y me cocinaba todos los días. Me vieron cambiar todos los días, desnuda, mañana, mediodía y noche. No tenía puerta ni privacidad en mi habitación. Me extraían ocho viales de sangre a la semana".

De esta forma, según ella, si no hacía lo que le ordenaban pagaba seriamente las consecuencias: "Si no hacía todas mis reuniones y trabajaba de ocho a seis de la noche, que son 10 horas al día, siete días a la semana, sin días libres, no podría ver a mis hijos ni a mi novio. Nunca tuve voz en mi agenda. Me dijeron que tenía que hacerlo. Y señoría, le diré que sentarse en una silla 10 horas al día, siete días a la semana, no es divertido... y especialmente cuando una no puede salir por la puerta principal".

Por otro lado, ahora se siente preparada para contar su historia, algo que le ha costado bastante asimilar, y denunciarla ante la Justicia: "Y es por eso que les digo esto nuevamente dos años después, después de mentir y decirle al mundo entero que 'Estoy bien y estoy feliz'. Es mentira. Pensé que tal vez si decía eso lo suficiente, tal vez me haría feliz, porque he estado en fase de negaciónEstuve en estado de shock. Estoy traumatizada. Ya sabes, finge hasta que lo logres. Pero ahora te digo la verdad, ¿de acuerdo? No estoy feliz. No puedo dormir. Estoy tan enfadada que es una locura. Y estoy deprimida. Lloro todos los días".

De esta forma, tiene claro cuál es el precio que deben pagar su padre y todos los responsables de este sufrimiento: "Señoría, mi padre y cualquier persona involucrada en esta tutela y mi administración que jugaron un papel muy importante en castigarme cuando dije que no, señoría, deberían estar en la cárcel. Mi precioso cuerpo ha trabajado para mi padre durante los últimos 13 años, tratando de ser tan bueno y bonito. Tan perfecto. Cuando hago todo lo que me dicen y el estado de California permitió que mi padre, un padre ignorante, se llevara a su propia hija, que solo tiene un papel conmigo si trabajo con él, han retrasado todo el rumbo y le han permitido para hacerme eso".

Lea tambiénBritney Spears pierde la demanda contra su padre y dice que no cantará mientras él controle su carrera

Al mismo tiempo, así se siente con su progenitor: "Simplemente manteniendo la tutela me hizo sentir como si estuviera muerta, como si no importara. Se lo vuelvo a decir, porque no miento. Quiero sentirme escuchada. Y les digo esto de nuevo, para que puedan comprender la profundidad, el grado y el daño que me hicieron en ese entonces".

Incluso considera indignante que su familia pueda conceder entrevistas para hablar de ella mientras que a la artista se lo prohíben: "No es justo que me digan mentiras sobre mí abiertamente. Incluso mi familia, que hacen entrevistas cuando quieren y a mí no me dejan hacerlas. Mi propia familia haciendo entrevistas, hablando de la situación y haciéndome sentir tan estúpida. Y yo no puedo decir nada. Mi propia gente dice que no puedo decir nada. La razón principal por la que estoy aquí es porque quiero terminar la tutela sin tener que ser evaluada". 

Así las cosas, la estrella de la música lanzó un grito de socorro: "Sólo quiero recuperar mi vida. Ya han pasado 13 años. Y es suficiente. Ha pasado mucho tiempo desde que soy dueño de mi dinero. Y es mi deseo y mi sueño que todo esto termine (...) Todo lo que quiero es ser dueña de mi dinero, que esto termine, y que mi novio me lleve en su maldito auto. Y honestamente me gustaría demandar a mi familia, para ser totalmente honesto con usted. También me gustaría poder compartir mi historia con el mundo y lo que me hicieron, en lugar de que sea un secreto".

En definitiva, desea tener una vida normal y ser libre para tomar sus propias decisiones: "Me gustaría avanzar progresivamente y quiero tener un trato real, quiero poder casarme y tener un bebé. Me dijeron en este momento en la tutela, no puedo casarme ni tener un bebé, tengo un (DIU) dentro de mí en este momento para no quedar embarazada. Quería sacar el (DIU) para poder empezar a intentar tener otro bebé. Pero este supuesto equipo no me deja ir al médico a sacarlo porque no quieren que tenga hijos, más hijos. Básicamente, esta tutela me está haciendo mucho más daño que bien".

Su declaración es realmente estremecedora: "Merezco tener una vida. He trabajado toda mi vida. Merezco tener un descanso de dos o tres años y, ya sabes, hacer lo que quiero hacer. Me sienta bien haberlo podido decir hoy aquí. Pero desearía poder quedarme con usted en el teléfono para siempre, porque después solo escucho todos estos "no, no, no, no". Y luego, de repente, me siento atrapada y me siento intimidada y me siento excluida y sola. Y estoy cansado de sentirme sola. Merezco tener los mismos derechos que cualquiera, por tener un hijo, una familia, cualquiera de esas cosas, y más. Gracias, señoría".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin